La cultura es clave para la formación y proyección en la UCSP

Fiorella Quintanilla mostrando los afiches de algunos de los eventos organizados por el Centro de las Artes

El 15 de mayo de 2015 la ficción se volvió realidad y viceversa. Dentro del teatro Fenix, un grupo de artistas, todos arequipeños, emulaban la rebelión de junio de 1832 en Paris, Francia como parte del musical Los Miserables. Afuera, pobladores protestaban contra el proyecto minero Tía María y se enfrentaban a la policía. En medio de los reclamos la obra producida enteramente por el Centro de las Artes de la UCSP (Universidad Católica San Pablo) fue estrenada esa noche y puesta en escena tres días más.

Fiorella Quintanilla, directora del Centro de las Artes, vivió junto a los artistas, el temor y la disyuntiva de suspender o no el estreno. Con a ellos y los directores del musical: Pilar Lopera y Pedro Coaguila decidieron seguir adelante, así tuvieran un solo espectador para ver el trabajo que les tomó meses de preparación. La protesta no detuvo al público que se hizo presente y los aplaudió de pie en todas las funciones.

Como esta, son muchas más las experiencias que desde hace 18 años le ha tocado vivir a Fiorella Quintanilla con la finalidad de saciar “la sed de cultura de Arequipa”, como dice, siempre desde el Centro de las Artes de la UCSP. El proyecto empezó en 1999. Le pidieron hacer solo una actividad cultural por semestre. Esa fue la única vez que hizo solo un evento. De allí en adelante la cifra creció ampliamente. El año pasado cerró con 62 actividades culturales sobre artes escénicas, plásticas y musicales.

Su quehacer y el de su equipo es meticuloso, deben considerar muchos detalles según la obra que pongan en escena. Ella recuerda que cuando hicieron su primer gran evento: La Noche Lírica de Arequipa, el año 2000, tuvieron que gestionar que SEAL les facilite una conexión que llegue desde su sede en la calle Consuelo hasta los Claustros de la Compañía de Jesús para iluminarlo más, asimismo colocaron calentadores para que el frío no entumezca los dedos de los violinistas y otros pormenores.

Periodista de profesión, y gestora cultural de corazón y formación, Fiorella, aprendió de su padre el amor y la pasión por la cultura, por difundirla, por lograr que los artistas locales sean valorados y tengan espacios para desarrollarse y, de este modo, contribuir a una Arequipa mejor. “Sé que si mi padre me viera estaría muy feliz al saber que he seguido sus pasos”, dice emocionada.

Maestro Augusto Vera director y fundador de la Orquesta Filarmónica de la Universidad

“La cultura es un medio para enriquecerse no con dinero sino con sentimientos, es un camino a la felicidad que te da muchas satisfacciones. Sin cultura no se puede hablar de ciudad, de mundo. Es la base y esencia del ser humano”, comenta. Esta idea es compartida por la UCSP por ello la cultura es transversal a todo el quehacer de esta casa de estudios, porque como academia no se cierra solo a conocimientos, sino que busca una formación integral y la cultura es el camino para lograrlo porque integra todos los saberes. También es un medio importante para su proyección a la comunidad.

Desde adentro

El no tener una Facultad de Arte, no ha sido óbice para que la UCSP haga y promueva cultura. La San Pablo es la única Universidad del país que tiene una Orquesta Filarmónica Juvenil, que no está formada por alumnos o profesionales de música. El maestro Augusto Vera es quien se ha encargado de dirigir y formar a los muchachos desde la fundación de la Orquesta en el año 2006. Empezaron con 20 integrantes y han llegado a tener hasta 80 miembros. En la actualidad son 63, 50 alumnos y antiguos alumnos de la UCSP y el resto son jóvenes invitados.

“Todo profesional en cualquier rama del saber, además de conocimientos tiene que ser sensible y capaz de generar empatía en los demás. Los miembros de la Orquesta logran tener esos principios que más allá de su profesión le van a servir para toda su vida. La música contribuye en la formación integral de los alumnos”, dice el maestro.

El musical Los Miserables fue puesto en escena en 2 oportunidades por el Centro de las Artes

La estancia de los muchachos es temporal, por ello cada año el maestro Augusto se enfrenta al reto de rearmar y armonizar al grupo y lo va logrando gracias al compromiso de los alumnos y las autoridades universitarias. Así han logrado interpretar clásicos de la literatura musical y revalorar la música peruana al llevarla a un nivel sinfónico.

La UCSP también cuenta con un elenco de teatro que con el tiempo ha logrado integrar a toda la comunidad universitaria: alumnos, docentes, autoridades universitarias y personal administrativo en sus obras. A ellos se suman los elencos de danza y de música, el coro, la tuna universitaria y próximamente el conjunto de cajón peruano. Todos estos grupos son apoyados por la Dirección de Comunidad Universitaria con buenos resultados ya que se han presentado en distintos escenarios de Arequipa y otras ciudades del país, asimismo han ganado diversos premios.

La Universidad apoya a sus alumnos artistas, así los miembros de la Orquesta cuentan con una beca integral para sus estudios y los integrantes de sus otros conjuntos tienen descuentos en sus pensiones.

Proyección

“Arequipa puede ser la capital cultural de Arequipa”, dice Fiorella Quintanilla muy convencida. Para lograrlo -señala- es preciso la unión de los gestores culturales, pues no se puede egoísmos ya que se trata de enriquecer “el alma” de la ciudad, también se precisa de un mayor apoyo del sector públicos para facilitar trámites e impulsar una ley del mecenazgo para que el sector privado apoye los eventos culturales del mismo modo que opera el mecanismo de obras por impuestos.

“El talento de Arequipa es muy bueno, hay que ayudarlo, hacerlo nacer, darle confianza”, comenta. Con este fin el Centro de las Artes ha incorporado a sus acciones, talleres de teatro, fotografía, vitrales con la finalidad de ser un semillero artístico. También está promoviendo el arte en los colegios ya sea mediante demostraciones musicales o incentivando exposiciones de los trabajos de los escolares.

Mediante su casona ubicada en el Centro Histórico de la ciudad (Calle Palacio Viejo 414) la UCSP ofrece un nuevo espacio para exposiciones, presentaciones teatrales, conciertos u otras actividades que promuevan bien, la verdad y la belleza.