La entrega de la UCSP y sus profesores en pro de una investigación que impulse el desarrollo de la persona y la sociedad

De niña nunca imaginó ser licenciada en Ciencia de la Computación o una destacada investigadora en visión artificial y robótica. Sus profesores jamás le hablaron de la posibilidad de serlo. Raquel Esperanza Patiño Escarcina amaba a los animales y solo quería ser veterinaria. Cuando culminó el colegio estaba desorientada y recuerda que las computadoras eran la novedad del momento por lo que decidió estudiar Ingeniería de Sistemas.

Sus padres hicieron un gran esfuerzo para que postule a una universidad nacional, pues no había dinero para pagar una particular. En ese momento ella sabía que tenía dos opciones: ingresar u olvidarse de la idea de ser profesional. Había 33 vacantes y Raquel Patiño –actualmente docente investigadora de la Universidad Católica San Pablo y distinguida como ejemplo de mujer investigadora peruana en 2012- ingresó en el puesto 33.

Desde 2016 las investigaciones generadas en la UCSP se encuentran en el Repositorio Nacional Digital de Ciencia, Tecnología e Innovación, denominado Alicia (Acceso Libre a la Información Científica)

“Decía todo el tiempo – me voy a ir, me voy-. Quería estudiar en el extranjero y puse los medios para hacerlo. Mis padres nunca creyeron que realmente lo lograría y entonces llegó la noticia: me habían aceptado en una universidad brasileña y ni yo lo podía creer”. Es así que a sus 23 años viajó sola, casi por una semana por tierra, hasta llegar a la Universidad Federal do Rio Grande do Sul en Brasil, en donde obtuvo la maestría en Ciencia de la Computación a los 24 años y un doctorado en Ingeniería Eléctrica a los 27.

Siempre tuvo la convicción de que los profesionales que salen del Perú y se van a estudiar al extranjero tienen que regresar para generar el cambio y desarrollo en nuestro país. Por eso volvió, y junto al Dr. Dennis Barrios, hoy su esposo, crearon el Grupo de Investigación en la Línea de Automatización Industrial, Robótica y Visión Computacional (conocido como LARVIC) de la UCSP. Actualmente es profesora en la Escuela Profesional de Ciencia de la Computación enseñando a jóvenes del pregrado y además forma parte del Centro de Investigación e Innovación en Ciencia de la Computación, uno de los centros de investigación que tiene la UCSP.

Con esa misma convicción y la de aportar al desarrollo de la región, otros docentes e investigadores regresaron y se quedaron en Arequipa. Actualmente son 73 investigadores que trabajan en la UCSP, 32 de los cuales están debidamente registrados en el Regina (Registro Nacional de Investigadores en Ciencia y Tecnología), llevando a la UCSP a ser la sexta universidad en el país con más investigadores acreditados.

Entre los principales objetivos de la Dirección de Investigación de la UCSP está el elevar aún más el nivel de investigación de los docentes, generar e impulsar investigaciones con mayor impacto en resultados, fortalecer los grupos de investigación, trabajar en conjunto con investigadores externos a la Universidad, atraer más fuentes de financiamiento y continuar fomentando la investigación en sus estudiantes, desde los primeros años

Que los investigadores sean parte de este registro permite a la UCSP participar de fondos concursables y, por tanto, contratar a más investigadores que inclusive pueden retornar al Perú para este fin; ayuda a implementar laboratorios y equipos de utilidad para el desarrollo local y regional, entre otros.

Hasta el momento son más de 400 publicaciones científicas realizadas por profesores de la UCSP de las cuales cerca de 130 han sido indexadas (en Scopus e ISI), lo que permite hacer visible internacionalmente el trabajo científico generado en Arequipa. Es importante señalar que las publicaciones científicas que son indexadas denotan alta calidad y son listadas en bases de datos de consulta mundial. Este trabajo ha llevado a que la UCSP esté entre las 15 universidades a nivel nacional con más publicaciones indexadas.

Como parte del LARVIC, hoy funciona el Club de Robótica para niños a partir de los 6 años. Este club les fomenta el interés por la investigación y hoy hay adolescentes que, tras años de preparación, ya son investigadores junior. LARVIC tiene 6 años de funcionamiento y el Club de Robótica 3.