UCSP se proyecta a la persona y la comunidad

Comparada con algunas universidades del mundo con más de cinco siglos de vida, los veinte años de la Universidad Católica San Pablo son apenas el inicio de una historia que apunta a dejar huella, no solo en quienes se forman en sus aulas, sino en la comunidad.

La UCSP fue un sueño desafiante para sus fundadores. Surgió con la intensión de buscar la verdad y promover la formación integral de la persona para contribuir con la evangelización de la cultura.

Esa fue la pauta que marcaron personajes como el Dr. Stanley Simons Camino, su primer rector.

Él señaló una manera distinta de hacer las cosas, su corrección y caballerosidad fue algo insustituible tras su fallecimiento en 2008. «No solo era como un padre para nosotros, sino que, con su experiencia profesional en el sector público, privado y en la docencia, nos dio el horizonte que necesitábamos, además de la tranquilidad necesaria para superar los problemas que surgían en el camino», recuerda Alonso Quintanilla Pérez-Wicht, ex rector y actual vicerrector académico de la UCSP.

Y aunque pensar en el futuro siempre es un ejercicio imaginario, la UCSP tiene clara su ruta para los siguientes años, siempre fortaleciendo y desplegando sus principios y valores. El rector Germán Chávez Contreras, refiere que uno de los anhelos es dar el paso para crear nuevas carreras que aporten directamente al mejoramiento de la calidad de vida y la solución de problemas sociales. Así, refiere que se está explorando en que ámbitos de ciencias de la salud podría aportarse de manera más concreto y como se está poniendo más énfasis en la investigación en ciencias sociales, lo que tiene una base sólida ya trabajada pues la UCSP está entre las veinte mejores universidades del país en investigación científica. «Tenemos centros e institutos de investigación muy rigurosos –explicó el rector–. Un reto pendiente es consolidar la investigación en ciencias humanas y sociales».

Desde el Estado –agregó– hay una inclinación para invertir en investigación en ingenierías y tecnología. Las ciencias humanas y sociales pasan entonces a ser responsabilidad de las universidades, pues los problemas más graves del país como la inseguridad ciudadana y la corrupción, que no tienen que ver con la ingeniería, sino con las personas. «Estos problemas expresan claramente la crisis de la persona, razón por la cual es fundamental fortalecer el conocimiento en ciencias humanas y sociales», dijo el rector.

Por su parte, Miguel Salazar Steiger, prorrector para la Persona y la Cultura de la UCSP, sostiene que el horizonte de la universidad tiene una mirada plena en la persona, la familia y la comunidad. «La UCSP tiene que ser capaz de hacerse responsable del patrimonio cultural, histórico, humano de la ciudad que la acoge, y ser capaz de proyectarse al mundo», apuntó. También se proyecta a poner en agenda y generar debate sobre los temas que afectan directamente a la sociedad. «Ser un espacio de libertad donde se busque la verdad ligada a la investigación. Nada de lo que es humano es ajeno a la universidad», indica Salazar.

La UCSP, en veinte años de vida, ha marcado claramente las características del camino que quiere recorrer, como, por ejemplo, la exigencia académica como medio para alcanzar la excelencia como personas. Alonso Quintanilla, vicerrector académico, recuerda que al inicio tuvieron carencias económicas porque, como es lógico, al empezar había pocos estudiantes, pero las normas de calidad académica no eran negociables: todo estudiante que reprobaba tres cursos no podía seguir el siguiente semestre. Se quedaron con casi la mitad de estudiantes al terminar el primer semestre.

«Pasamos por momentos de estrechez económica los primeros años –cuenta Quintanilla–. Se priorizaba lo esencial y finalmente el Señor siempre nos ayudaba a salir adelante. En esos tiempos iniciales el compromiso de toda la comunidad universitaria -autoridades, profesores, estudiantes y personal administrativo- fue fundamental. Ahora somos un proyecto universitario consolidado, con muchos anhelos de aportar a la sociedad y al futuro del país».