Los avances en la ciencia y la tecnología vienen abriendo amplios campos de estudio para laradio-active-2003201_640 doctrina social de la Iglesia. Uno de estos campos es el de la energía nuclear.  Precisamente, sobre este tema, recientemente se desarrolló en Italia (Trieste) la Conferencia “Seguridad Nuclear: un bien común”, en la que intervino Mons. Giampaolo Crepaldi para explicar la opinión de la Doctrina Social de la Iglesia en esta materia.
Como primer punto, Mons. Crepaldi mencionó que la Santa Sede es miembro fundador de la AIEA, agencia de la ONU para la energía nuclear. De acuerdo al estatuto de esta organización, la energía nuclear es un derecho inalienable para el desarrollo económico y social, y este es un punto con el cual la Santa Sede está de acuerdo. Por otro lado, el Arzobispo mencionó que la Santa Sede siempre ha condenado el uso militar de la energía atómica, así también ha mostrado su preocupación frente a la necesidad de utilizar en favor de los países más pobres los recursos energéticos.
Crepaldi también expresó su confianza en el aprovechamiento pacífico de la energía nuclear, siempre que se pueda garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares y dentro de una política energética integrada y de energía limpia. Por estos motivos “la Doctrina Social de la Iglesia ni absolutiza la elección de la energía nuclear, casándose para siempre, ni la condena irremediablemente como equivocada. Más bien, la pone en la responsabilidad común de la humanidad para construir su futuro progreso en el respeto”, finalizó Mons. Giampaolo, quien anteriormente fue secretario del Pontificio Consejo Justicia y Paz del Vaticano.