(De izquierda a derecha) Mag. Cristian Loza, Mag. Diego Arias, Mag. Andrés Felipe Torres y Mag. Jhony Velásquez.
(De izquierda a derecha) Mag. Cristian Loza, Mag. Diego Arias, Mag. Andrés Felipe Torres y Mag. Jhony Velásquez.

En temas medioambientales la Encíclica Laudato Si’ nos sirve de “guía ante los sucesos de la sociedad”, refirieron algunos expositores reunidos en el Conversatorio Multidisciplinario sobre el documento, organizado el pasado 10 de septiembre por el Centro de Pensamiento Social Católico de la UCSP.

El evento profundizó aspectos económicos, ambientales, territoriales y de doctrina social, desarrollados en este importante documento del magisterio social. Entre los expositores destacaron el Mag. Cristian Loza, docente actual de la Friedrich-Alexander University Erlangen-Nürnberg (Alemania); Mag. Jhony Velásquez, candidato a doctor en la Universidad Complutense de Madrid (España). Junto a ellos estuvieron los docentes investigadores Mag. Diego Arias Padilla y Mag. Andrés Felipe Torres.

La primera intervención estuvo a cargo del profesor Diego Arias quien explicó que la doctrina social de la Iglesia no presenta soluciones técnicas a los problemas de la sociedad, sino que “su labor es de guía ante los sucesos de la sociedad”. Recordó, además, citando a San Juan Pablo II, que “la doctrina social de la Iglesia ve al hombre como centro de reflexión en la sociedad, pues es experta en humanidad y tiene mucho que decir sobre el hombre”. Por ello, mencionó, es menester observar la realidad y reflexionar a la luz de la fe y la tradición de la Iglesia.

Luego, el profesor Cristian Loza resaltó que Laudato Si’ “plantea qué temas deben discutirse a profundidad”. Uno de esos temas es la crítica a la dimensión económica-financiera de carácter transnacional que domina la política actual, pues imposibilita a los Estados-Nación solucionar los problemas sociales y medioambientales. “Esto se evidencia en las conclusiones de las reuniones sobre el cambio climático, como las cumbres celebradas en Copenhague y Lima, donde a los Estados les resulta difícil dar soluciones concretas sobre la cuestión ambiental”.

Asimismo destacó que estas limitaciones, involucran también a la tecnocracia, producto de la relación: tecnología-economía que excluye a la ecología. Insidió que es allí donde radica el problema de la economía: pretender explicar toda relación humana de forma autorreferencial, tamizando esto en las decisiones políticas. Frente a este paradigma, y fiel a la encíclica, Loza reconoce que “el ambiente natural y el ambiente social” pueden desarrollarse en armonía bajo principios de carácter moral.

Por su parte, el ingeniero ambiental Andrés Felipe Torres recordó el importante impacto de nuestras acciones sobre el medio ambiente: “la realidad está conectada entre sí, porque los ecosistemas están interrelacionados, encontrándose en la estructura de la naturaleza una forma relacional; es decir, lo que hacemos en un punto de la naturaleza y la sociedad, afectará a toda la naturaleza y la sociedad”. Enumeró además, algunas de las visiones erradas que destruyen esta realidad relacional originadas con el hombre posmoderno: el antropocentrismo, que ve al hombre como centro de todo; la tecnocracia, que admite a la tecnología como elemento de poder en la sociedad; y el relativismo, que acomoda la validez de la conducta si se acomoda a un propósito.

Finalmente, el profesor Jhony Velásquez, sosteniendo la tesis de los profesores Francisco Alburquerque y Marco Dini, defendió la importancia del desarrollo territorial de un pueblo pues éste, se relaciona con el aprovechamiento de los recursos y ventajas competitivas locales. La cuestión ambiental, dijo, constituye una de las dimensiones del desarrollo local junto al desarrollo humano, el desarrollo social e institucional y el desarrollo económico.

Fueron cerca de 300 los participantes ¬-entre docentes, estudiantes y público en general- de este conversatorio llevado a cabo en el Auditorio San Juan Pablo II. El evento sobrepasó las expectativas del Centro de Pensamiento Social Católico que tiene entre sus objetivos promover la Doctrina Social de la Iglesia.