el-salvador-2057052_640
Imagen gratuita: Pixabay

El Papa Francisco nos ha invitado en esta Cuaresma a abrir el corazón a los demás y reconocer que cada persona es un don. En su mensaje cuaresmal el Pontífice nos recuerda que “la Cuaresma es un tiempo propicio para abrir la puerta a cualquier necesitado y reconocer en él o en ella el rostro de Cristo”. “Cada vida –añade el Santo Padre– que encontramos es un don y merece acogida, respeto y amor”.

Para el Sumo Pontífice, la reflexión radica en mirar y reconocer a la otra persona como un ser único e inigualable por el hecho de ser un ser humano. Él hace referencia a la parábola del rico que desprecia a Lázaro, indicando que: “el problema del rico no es el dinero, sino que éste ha cerrado su corazón a Dios y eso no le permite ver a los demás como un regalo divino”.

Leer el Mensaje para la Cuaresma 2017