Fuente: Radio Vaticano

Papa Francisco (Radio Vaticano)
Papa Francisco (Radio Vaticano)

El Santo Padre pide una Iglesia humilde, pobre y confiada en el Señor, en su homilía realizada en la Capilla de la Casa de Santa Marta.

El Papa desea “una Iglesia humilde, que no se pavonee de los poderes, de las grandezas. Humildad no significa una persona lánguida, desganada, que tiene los ojos en blanco (…). El primer paso en la Iglesia humilde es sentirse pecadora, el primer paso de todos nosotros es lo mismo”. El segundo paso, expresa el Pontífice, es la pobreza que “es la primera de las Bienaventuranzas”. Una pobreza de espíritu “sólo apegado a las riquezas de Dios”.

“Los pobres son las riquezas de la Iglesia (…) La pobreza es este desapego, para servir a los necesitados, para servir a los demás”.

Al finalizar su homilía, Francisco nos dice sobre el pueblo humilde y pobre de Dios: “Humilde porque se siente pecador; pobre porque su corazón está apegado a las riquezas de Dios y si las tiene es para administrarlas; confiado en el Señor, porque sabe que sólo el Señor puede garantizar una cosa que le haga bien”.

Más información aquí.