Fuente: Andrés Beltramo (Infocatólica)

Benedicto XVI parece el Papa del “gobierno silencioso”. Sus decisiones son contundentes, pero no escandalosas. Numerosos ejemplos a lo largo de sus casi ocho años de pontificado demuestran que no se esconde ante los problemas sino, más bien, busca solucionarlos de raíz. Ahora, mediante un decreto, puso orden en las ONG’s católicas.

“De caritate ministranda” (Servicio a la caridad) es el título de la carta apostólica en forma de “motu proprio” que dio a conocer el Vaticano. Un documento que sentará las bases para un cambio sustancial en las iniciativas de caridad de la Iglesia en el mundo. El decreto normará desde el derecho canónico el actuar de las Organizaciones No Gubernamentales católicas que actúan en el ámbito de la asistencia humanitaria.

Las ONGs católicas en su gobierno y su administración cotidiana deben mantener cierta independencia pero si su labor contradice todos los preceptos que siguen el resto de los católicos, ¿cómo podrían seguir denominándose así? Ahora las cosas deben cambiar. Las organizaciones humanitarias católicas, no basta declararse como tales y cumplir con lo solicitado por su obispos. Están obligados a “seguir en su actividad los principios católicos y no pueden aceptar compromisos que en cierta medida puedan condicionar la observancia de dichos principios”. Es decir, no sólo parecer sino realmente ser. Sin medias tintas.

Leer el artículo completo aquí:
http://infocatolica.com/blog/sacroprofano.php/1212021223-ong-s-catolicas-el-papa-pone