S. E. Mons. Giampaolo Crepaldi
Presidente del Observatorio

En la encíclica social de Benedicto XVI, Caritas in veritate, se encuentran aspectos que, desde nuestro punto de vista, aún no han sido explorados. Quizá porque no representan un tema social o económico en sí mismos ni son particularmente evidentes, sin embargo, se mencionan en diversas intervenciones del Papa en distintos lugares, cada vez que trata y retoma los temas del desarrollo. Este fascículo de nuestro “boletín” se dedica a exponer y profundizar estas intervenciones. Pero, ¿de qué se trata esto?

3_1_ideologias_economicasCuando la Caritas in veritate trata el problema de la ética en las finanzas1 resalta el abuso que se hace hoy de la palabra ética, a menudo tomada en sentido general, sin una aproximación antropológica que la sostenga, o con una antropología reduccionista. Sucede ahora que, por ejemplo, existen cuentas éticas que financian la lucha contra el SIDA, cuyos recursos son relacionados a una masa política anticoncepcionista a través de medios moralmente inaceptables. Se trata de una cuenta “ética”, ¿pero de qué ética se trata? Ocurre también que hay cuentas éticas en apoyo de políticas de derechos humanos, cuyos recursos luego son utilizados para garantizar la “salud reproductiva”, incluso en la planificación del aborto o en la esterilización en masa, con el desconocimiento de la mujer afectada. Aun en este caso se usa el adjetivo “ético”, pero ¿de qué ética se trata? Aun en los conflictos del microcrédito y de las microfinanzas, la Caritas in veritate invita al discernimiento, teniendo palabras de gran apreciación2.

Además, sobre la Responsabilidad social de la empresa, la Caritas in veritate tiene palabras de aliento hacia este nuevo sector de estudio y de compromiso, sin embargo, también invita al discernimiento3. Si la responsabilidad social significa desarrollar una relación no solo económica sino también cultural y de desarrollo con la sociedad aledaña, incluida la lucha contra la pobreza y la desocupación, el apoyo a las familias, el respeto del medio ambiente, la promoción de la cultura… entonces será una cosa positiva. Pero si los instrumentos, como la certificación ética y el balance social, son máscaras detrás de las cuales se esconden formas tradicionales de explotación de buenas intenciones; si se limitan a tomar en consideración criterios éticos, de acuerdo a la moda del momento, por ejemplo de tipo generalmente ecologista… entonces, también la responsabilidad social de la empresa manifiesta un evidente defecto de naturaleza ideológica.

3_2_ideologias_economicasTambién, el comercio justo y solidario o las políticas de cooperación internacional son, evidentemente, cosas que la Caritas in veritate aprecia, sostiene y plantea4. Ello, sin embargo, no quiere decir que no se vea cómo a menudo en estas formas de colaboración económica y empresarial, se insinúen visiones y comportamientos negativos, formas de explotación, financiamiento de costosas estructuras y aparatos en mayor medida, que verdaderas acciones de solidaridad internacional.

Se lee poco la Caritas in veritate con el intento de seguir tras sus líneas estas advertencias frente a posibles deformaciones ideológicas o egoístas de objetivos que en sí son buenos y que, debido a que gozan de una buena y óptima prensa, siempre vienen aceptados acríticamente en todas sus propuestas concretas. Se trata de ideologías sutiles, no siempre individuales, que se insinúan entre líneas y, sobre todo, en la concretización operativa, y que explotan el hecho que se da una larga convergencia en determinados objetivos —¿quién puede criticar un conflicto que se llama “ético” o una responsabilidad de la empresa que se llama “social”?— nominalmente compartidos, pero a la vez, sustancialmente problemáticos.

Este fascículo del boletín examina algunos de los temas que he mencionado, y otros con este intento: sacar a la luz las posibles ambigüedades, debidas a referencias teóricas que no son amigables con la persona. De esta manera, esperamos hacer un doble servicio: colaborar con un mejor conocimiento de los temas en cuestión y, simultáneamente, colaborar con una recuperación de un pleno humanismo cristiano en las cuestiones económicas y financieras.

—————————————————————————–

1 Ver Benedicto XVI, Caritas in veritate, 45.

2 Ver Allí mismo, 40.

3 Ver Lug. cit.

4 Ver Benedicto XVI, ob. cit., 47.

Este artículo debe citarse, según el formato APA, de la siguiente manera:Crepaldi, Giampaolo (2011): “Una crítica a las nuevas ideologías económicas”. En Boletín de Doctrina Social de la Iglesia, año 7, n° 3, pp. 75-76. Arequipa, Perú: Centro de Pensamiento Social Católico de la Universidad Católica San Pablo y Observatorio Internacional Card. Van Thuân. Disponible en el sitio web: