• Capacidad para desempeñarse en derecho privado y público, con énfasis en el campo empresarial y de gestión pública.
  • Habilidad para determinar la relevancia jurídica de hechos y proponer soluciones de justicia de manera realista, lógica y crítica.
  • Manejo de fuentes e investigación jurídica, en orden a la reflexión, la argumentación y la concreción del derecho.
  • Capacidad para aprovechar nuevas tecnologías aplicadas al derecho.
  • Hábitos para obrar éticamente y buscar la justicia en el cotidiano ejercicio profesional.
  • Formación integral centrada en la persona humana, con sólidos valores y alto nivel profesional, comprometido con el desarrollo y bienestar de la sociedad.