Carlos Germán Belli RPPjpg

El archidrago*

El archidrago*

Carlos Germán Belli RPPjpg

Poeta Carlos Germán Belli. Foto: Andina.

Por: Willard Díaz, escritor y docente universitario, homenajeado en la edición 2019 del concurso “Piedra Blanca”, organizado por el Departamento de Humanidades de la Universidad Católica San Pablo.

Aprendí a amar la poesía de Carlos Germán Belli gracias a mi profesor, Jorge Cornejo Polar, que nos dio a mí y a todo el salón en el curso de Literatura peruana contemporánea, en la Escuela de Literatura de la Universidad Nacional de San Agustín, allá por los años 70 del siglo pasado, un pequeño pero maravilloso poemario cuyo título ya era de suyo una provocación: “Oh hada cibernética”. El propio Jorge leyó un par de esos poemas en clase, nos contó algunas simpáticas anécdotas de la vida del autor de quien entiendo fue amigo personal, y nos dejó la tarea de comentar el resto del poemario. No era una poesía difícil como alguna de la que teníamos que aprender por esos días. Hecha de una maravillosamente equilibrada combinación de formas clásicas y temas modernos, nos sonaba afín por entonces, cuando la cibernética estaba en pañales pero a nosotros nos hacía sentir jóvenes. Aunque Sologuren, a quien leímos a propósito del curso, dijera que “Belli es un poeta de una sola, honda y dramática experiencia moral: la injusticia que acosa al hombre tornándolo en un ser condenado a perpetua frustración”, nosotros lo encontrábamos a veces tierno y por lo común de buen humor.

Esta sensación se acentuaría cuando en los años 70, ya fuera de la facultad, pudimos leer el libro de las sextinas y sobre todo “En alabanza del bolo alimenticio”, de 1979. La colección de “Versos reunidos” publicada por el INC nos mantuvo al día con el medio siglo de producción del poeta y nos dejó la convicción absoluta de estar frente (o junto) a uno de los tres mejores poetas vivos del Perú.

Pero no es de su poesía —sobre la que se ha hablado muchísimo— de la que quisiera ocuparme hoy sino de una experiencia absolutamente personal que puede ilustrar la relación que guardo con Carlos Germán Belli.

Cuando era niño, hace mucho tiempo, solía acompañar a mi madre al mercado central de mi ciudad, el mercado de San Camilo. La parte que más me impresionaba en este centro de abastos, la que a la vez me despertaba curiosidad y un poco de terror era la dedicada a la venta de medicamentos naturales, de pócimas y sortilegios, huairuros, imanes, cruces, fetos de llama, íconos santos y sahumerios. Se exhibía allí siempre, en medio de esta abigarrada mesa, una fuente de porcelana blanca con un líquido sanguinolento al que las vendedoras llamaban “Sangre de grado”. Buena para curar las hemorragias, se voceaba, y me parecía lo contrario. Pero más extraño me sonaba el nombre: Sangre de grado. ¿De qué grado? Nunca tuve una explicación y la pregunta infantil me acompañó medio siglo, hasta hace una década, cuando tuve la fortuna de encontrar un libro de Carlos Germán Belli que no es de poesía, sino de prosa: de crónicas de viaje.

El nombre de ese libro es “El imán”, en referencia a ese atractivo irresistible que para el poeta significa el camino, el viaje, la exploración de este mundo. En uno de esos viajes, cuenta Belli, visitó Tenerife, la más grande de las islas Canarias, y allí tuvo ocasión de ver nuevamente un extraño árbol llamado el drago. Pero en esa particular ocasión, nos dice, lo llevaron a Icod, al extremo de la isla, para ver el drago más antiguo, uno que Belli describe diciendo “árbol milenario, drago de dragos, inmarchitable, impertérrito, vertical, alzándose a una altura quizás de diez metros, mucho más que aquellos con los que nos hemos topado sucesivamente”.

Y a renglón seguido el poeta viajero nos explica el nombre del árbol: Drago. Se debe a la forma del tronco similar a una serpiente. Claro, drago es el nombre antiguo de Dragón, al que se atribuía la figura de una enorme serpiente. Añade Belli que de los ejemplares jóvenes del drago se obtiene la resina curativa llamada en esas islas “sangre de drago”. Y esa fue mi respuesta. Nuestra “Sangre de grado” es un anagrama popular de la originaria “Sangre de Drago”, o de Dragón. Transculturización de una farmacopea medieval a la medicina popular peruana que seguramente pocos entienden así, y cuya naturaleza me fue revelada por el artículo de Carlos Germán Belli.

Pero tampoco es allí adonde quiero llegar hoy. Una revelación importante la de la sangre de grado; pero mayor me parece la que produce la descripción del árbol antes citada y sobre todo el final del artículo, que acaba diciendo “debo reconocer que el entrañable recuerdo —de esa experiencia frente al árbol— me deja sumido en la atroz envidia, pues claro está, por qué no, también quisiera vivir mil años —como casi todos a hurtadillas aspiran—, aunque con la cabeza en dirección a los cielos, justamente como la copa de los archidragos”.

Desde mi humilde visión de lector de provincia, de agradecido lector de tanta bella poesía que nos ha dado a leer Carlos Germán Belli, estoy seguro que él va a vivir mil años, y siempre “con la cabeza en dirección a los cielos, justamente como la copa de los archidragos”.

Gracias.

*(Texto leído el viernes 30 de abril en la ceremonia virtual de lanzamiento del concurso literario “Piedra blanca”, edición Bicentenario, de la Universidad Católica San Pablo y que este año rendirá homenaje al poeta peruano, Carlos Germán Belli).

Arequipa, 05 de mayo de 221

Ultimas Noticias

UCSP representa a América en proyecto con universidades de cuatro continentes

La UCSP representa a América en el Global Intercultural Project Experience (GIPE). Este proyecto promueve el trabajo intercultural y multidisciplinario para resolver problemas de organizaciones de Perú, Namibia, Indonesia y Alemania, de donde son las universidades miembros del consorcio a cargo de esta iniciativa. La segunda edición del proyecto se desarrolló entre marzo y julio de este año con el desarrollo de una plataforma de eco turismo educativo.

CADE Universitario: Más de 50 estudiantes de la UCSP participaron en encuentro de jóvenes líderes

Con el lema “Reconstruir nuestro Perú, me representa” volvió a realizarse el CADE Universitario, luego de un año de suspensión debido a la pandemia del coronavirus. En esta edición que se realizó de modo digital en su totalidad, contó con la participación de 54  estudiantes de la UCSP, quienes asistieron a distintas charlas, encuentros  y dinámicas que les permitieron conocerse y sobre todo establecer juntos aportes para mejorar la situación del país.

Promueven la creación literaria con concurso “Piedra blanca sobre piedra blanca”  

Por cuarta ocasión, el Departamento de Humanidades de la Universidad Católica San Pablo está lanzando el concurso literario “Piedra blanca sobre blanca”, el cual está dirigido a estudiantes de educación superior de Arequipa, Moquegua, Tacna, Cusco y Puno. Los trabajos se recibirán hasta la medianoche del 28 de julio.