De Arequipa a Brasil: Apselom, una empresa de tecnología, gestada por egresado UCSP

De Arequipa a Brasil: Apselom, una empresa de tecnología, gestada por egresado UCSP

20190719 151016

César Juárez es egresado de Ciencia de la Computación de la UCSP y emprendedor en tecnología con Apselom.

El ‘trabajito’ para pagar cuentas que ahora forma parte del parque tecnológico más importante de Latinoamérica

Fuente: Encuentro

César Juárez Díaz, tenía una deuda de 100 soles a sus 23 años. Esa necesidad económica le obligó a emprender y le animó a colocar un aviso en redes sociales ofreciendo sus servicios, y la de su ‘equipo’ —que no tenía— como desarrolladores para Latinoamérica. Era 2013 y cursaba el quinto semestre de la carrera de Ingeniería Informática (hoy Ciencia de la Computación) en la Universidad Católica San Pablo.

Apselom fue el nombre que eligió para mostrarse al mercado y no esperó mucho para recibir la llamada de un empresario italiano que quería corregir su plataforma web. Le explicó lo que necesitaba y César le aseguró que podía hacerlo. “Me preguntó cuánto le iba a cobrar y yo solo tenía en la cabeza mi deuda de 100 soles, así que le pedí 40 dólares. Luego me dijo si estaba seguro y le confirmé la cifra. Finalmente me pagó 200 dólares”, recuerda con cariño.

Así llegaron más clientes que le solicitaron aplicaciones, plataformas web y demás productos, que junto a su ‘equipo’ —ya lo tenía—  pudo entregar. La demanda de trabajos lo obligó a convocar a su amigo Jorge García, para asumir nuevos proyectos y hasta alquilaron una oficina en los edificios Héroes Anónimos.

Un poco más encaminados, hicieron algunos trabajos para crear aplicaciones a empresas de Colombia y México, pero luego de entregar los productos nunca les pagaron. “Eso nos chocó, pero no nos desanimó y nos sirvió para formalizar los contratos con los clientes y que no vuelva a sucedernos, pero a raíz de esa situación, se presentaron nuevas oportunidades para apoyar y trabajar con empresas locales, nacionales e internacionales de México y Miami”, precisó.

El 2016, Apselom se unió a la Incubadora de negocios Kaman de la Universidad Católica San Pablo, primero como desarrolladores de otros emprendimientos y desde el 2019 como “empresa alojada”.

Pasaron algunos años potenciando Apselom y posicionándose en el mercado de los desarrolladores. En 2020 estaban tentados a seguir nuevos proyectos, pero surgió la pandemia y aunque los puso en aprietos, finalmente fue una oportunidad pues hizo que la tecnología se dinamice.

“La necesidad por digitalizar procesos durante la pandemia favoreció a Apselom. Precisamente este año nos contactaron de BioPark en Brasil [uno de los parques tecnológicos más grandes de Latinoamérica], para conversar sobre una residencia empresarial y asumimos el reto, ahora sí, con todo nuestro equipo”, precisa.

Biopark es un parque tecnológico donde hay un ecosistema de innovación, academia y empresa, altamente articulado. Para el programa de residencia empresarial, no hay una convocatoria abierta, son ellos los que ‘cazan’ a las empresas que tendrían un alto impacto en Brasil.

Lo que los distingue

Apselom es una fábrica de software. Para Biopark, eso no es nada nuevo pues la mayoría de compañías se dedican a eso, sin embargo, la empresa arequipeña destacó por su cultura corporativa y la confianza que depositan sus clientes para cada proyecto. Es que, no solo entrega un producto al cliente, prácticamente genera un vínculo familiar.

“Al final somos parte de su equipo. Sufrimos y nos alegramos con ellos. Siempre estamos pendientes del proceso y si lo que hicimos está funcionando o necesita una mejora. Es como si compraras un producto y luego te llaman los dueños para ver si funciona como lo esperabas. Eso en realidad no sucede, pero nosotros intentamos hacerlo”, explica.

Obviamente el desarrollo de software que realizan es de alta calidad y exportación. Estas cualidades fueron corroboradas por Biopark y confirmado por sus clientes nacionales e internacionales. “Actualmente Arequipa está creciendo tecnológicamente, tanto en la implementación como en el desarrollo. Muchas empresas que antes miraban a otras regiones para innovar en tecnología, ahora apuestan por el talento local, pues tienen capacidad y está en algunos casos, traspasa fronteras”, dice convencido.

Cuando inició el proyecto de Apselom, César siempre imaginó que sería algo grande y que ayudaría a crecer a muchas personas, aunque su padre lo imaginaba trabajando en un banco y su madre lo veía en una cervecería. “La idea siempre fue ser grandes, muy grandes y nunca la abandonamos. Así fue que el ‘trabajito’ para pagar cuentas, alcanzó el potencial para cambiar el mundo”, remarca.

EL DATO

Actualmente Apselom, cuenta con un equipo de nueve personas y eventualmente contrata freelancers, como lo fue César cuando inicio en este rubro.

Arequipa, 23 de julio de 2021.

Ultimas Noticias

La San Pablo pone el hombro: estudiantes acuden e invitan a vacunarse

Los alumnos y el personal de la Universidad Católica San Pablo (UCSP) ponen el hombro en la lucha contra el COVID-19. Los primeros lo hacen acudiendo a vacunarse para protegerse ellos y a su entorno del virus, y los segundos, apoyando en la organización de las jornadas de inmunización que se desarrollan desde el domingo 12 hasta el miércoles 15 de setiembre en la sede de la UCSP.

“El sombrero ya no le es suficiente a Castillo para conservar su popularidad”

El uso del ‘sombrero chotano’ por parte del presidente Pedro Castillo, prenda con la que busca reflejar su origen cultural y su cercanía con la población rural del país ya empezó a perder utilidad política y solo le serviría de ‘refugio’, ante la falta de capacidad comunicativa para sostener su gestión presidencial, sostuvo el politógo, Carlos Timaná, director del CEGOB-UCSP. En esta nota analiza la situación del actual gobierno y gobernante.

Legado de Pedro Paulet: UCSP da movimiento al primer prototipo de nave espacial del mundo

El legado inventivo de Pedro Paulet Mostajo ha sido recuperado por la UCSP. Tras 8 meses de trabajo presentaron el autobólido que el ilustre arequipeño diseñó en 1902 en una maqueta a escala y animada, es decir, que tiene movimiento. Esto la convierte en la primera en su tipo en Arequipa y el país. El autobólido es el primer diseño de una nave espacial que hubo en el mundo.