Autoritarios o permisivos

Autoritarios o permisivos

Imagen: elinformadordelrincon.com/

Por: Dr. Jorge Pacheco Tejada, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica San Pablo

Un tema recurrente entre los padres de familia jóvenes es: qué hacer para que los hijos obedezcan. Se les hace muy difícil encontrar el equilibrio entre la aceptación y el control. Los hijos del siglo XXI se diferencian mucho de los niños y adolescentes de hace 20 años, pero siguen teniendo las mismas necesidades afectivas, de ser corregidos y con firmeza.

Los hijos crecen desorientados cuando no saben a qué atenerse porque no hay una línea de conducta y criterios coherentes que les orienten en su comportamiento. “…La desobediencia, el enojo y la rebeldía son parte de la personalidad infantil en formación. Su corrección es responsabilidad principal de los padres, este debe ser un proceso coherente que incluya comprensión y firmeza” (Lyford-Pike,Cuiomi y Soler, 2007)

Hay dos características principales en la crianza: la aceptación y el control. La primera implica ternura, compromiso y cuidado con las necesidades de los hijos. Los padres son cercanos, dan protección y favorece la comunicación. El control implica autoridad, cumplimiento de órdenes y exigencias, y el monitoreo de la conducta de los hijos.

Los psicólogos MacCoby y Martin en 1983 proponen cuatro estilos de crianza a partir de la combinación de las mencionadas características.

Autoritario: Importancia superlativa a la obediencia. Rigidez y sobre exigencia. Los padres son poco sensibles a las preferencias y necesidades de los hijos. Exigentes con las reglas y aplican castigos severos si no son respetadas. Los hijos padecen de baja autoestima, impulsividad, tendencia a la depresión, culpabilidad, rebeldía y conformismo.

Democrático: Combina la firmeza con el trato afectivo. Son cariñosos, pero marcan límites y censuran adecuadamente las malas conductas. Explican con claridad las normas del hogar, recurriendo al razonamiento de los hijos y no a la fuerza física, para lograr obediencia. Los hijos tienen buena autoestima y autocontrol, menos conflicto con los padres, mayor independencia, alegría, simpatía y tranquilidad.

Indulgente: Bajo nivel de control y aceptación. Los padres son cariñosos, tolerantes, condescendientes. No saben poner límites y controlar el mal comportamiento. Los hijos hacen prácticamente lo que quieren. Ellos tienen buena autoconfianza, poco malestar emocional, baja obediencia e impulsividad.

Negligente: Los padres son descuidados. Indiferentes con la educación de los hijos. No fijan normar ni amonestan las malas conductas. Esto genera inseguridad, inestabilidad emocional, tendencia a la depresión y soledad e incluso vicios por parte de los hijos.

Lo recomendable es la alta aceptación con el alto control positivo; es decir el control relativamente estricto, pero que no se ejerce mediante la culpa, el temor o el daño físico.

¿Cómo vamos por casa? Reconocer errores es un excelente paso para iniciar el cambio. Si quieren una educación equilibrada, aquí algunas ideas: demuestren a sus hijos que los quieren, no teman ejercer autoridad, las reglas de convivencia familiar deben ser pocas, claras y consistentes y cumplan sus advertencias cuando no se cumplan dichas reglas.

Ultimas Noticias

Docente UCSP expone en el segundo evento de Inteligencia Artificial más importante a nivel internacional

Los organizadores de la 58ª Reunión Anual de la Asociación de Lingüística Computacional (ACL), el segundo evento mejor ranqueado en el campo de la Inteligencia Artificial a nivel mundial, invitaron al Dr. José Eduardo Ochoa Luna, coordinador de la Maestría en Ciencia de la Computación de la UCSP, a exponer en el Workshop Widening NLP sobre los avances en procesamiento del Lenguaje Natural e Inteligencia Artificial realizados por los estudiantes de la maestría.

Cifra de recuperados supera en más de 4 mil casos a la de activos de coronavirus en Arequipa

Arequipa inicia su mes aniversario con buenas noticias. La cifra de recuperados de coronavirus está por encima de los casos activos desde el pasado 28 de julio, lo que significa que desde hace una semana –salvo el 30 de julio– hay más personas recuperadas que enfermas de COVID-19 en la región. Este hecho motivó un descenso importante en el índice de contagios o Factor R0. El seguimiento y análisis de las cifras lo realizan en el Departamento de Ciencia de la Computación de la UCSP.

Un rebrote en los casos de coronavirus retrasaría la recuperación económica hasta 2023

Tras el levantamiento de la cuarentena social en Lima y la mayoría regiones este mes, se teme que pueda haber un rebrote del coronavirus en nuestro país. De ocurrir, tendría una fuerte repercusión en la economía nacional, pues una segunda ola de contagios retrasaría la recuperación de este sector hasta el segundo trimestre de 2023. Esta es una de las conclusiones del estudio “Impacto económico regional del COVID-19: situación actual y proyecciones”, realizado por el Centro de Estudios en Economía y Empresa de la UCSP.

Curabitur lacinia, risus eu accumsan mollis, nisi leo pretium ex, vitae pretium mi lorem eget lorem. Etiam sit amet sapien eros. Proin orci nunc, pellentesque ac leo vitae, elementum sollicitudin justo.