Celebramos miles de años de tradición y doscientos años de historia republicana, con todo eso que nos hace nosotros y nos une. También nos proyectamos a un futuro que nos necesita, un horizonte en el que tenemos la responsabilidad y el privilegio de construir un país más humano.

La riqueza de nuestra patria no solo radica en su hermosa historia, su deliciosa gastronomía o sus fascinantes lugares turísticos, la verdadera riqueza radica en su gente, una sociedad llena de esperanza, siempre pujante y orgullosa de sus raíces.