“Quise estudiar Ingeniería Civil por el impacto social de mi carrera y porque se adecuaba a mis habilidades en Matemática y Física. Escogí la San Pablo porque siempre tuve buenas referencias de la Universidad y porque sabía que allí podría continuar con mi formación en valores porque no basta ser un buen profesional, sino también hay que ser buena persona.