nota2 1

Educación ciudadana: tarea inmediata, urgente e impostergable

Educación ciudadana: tarea inmediata, urgente e impostergable

nota2 1

Por: Dr. Jorge Pacheco Tejada, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica San Pablo

Este es un año muy especial para el Perú por tres motivos: el bicentenario de nuestra independencia, las elecciones presidenciales y congresales y por lo tanto de cambio de autoridades gubernamentales, y la lucha frontal contra la pandemia del Covid-19. Estos tres factores requieren un esfuerzo denodado para que la educación, que continuará siendo no presencial, ayude a construir ciudadanía. Es pues una tarea inmediata, urgente e impostergable.

No olvidemos que el Proyecto Educativo Nacional al hablar de  vida ciudadana establece que “la educación peruana contribuye a que las personas convivamos de manera libre y justa en un Estado de derecho, con sólidas instituciones que garanticen el respeto a la dignidad humana, la igualdad ante la ley y la seguridad, cumpliendo nuestras obligaciones y ejerciendo nuestros derechos individuales y colectivos en una comunidad donde prime la confianza”. No puede haber una mejor síntesis de esta tarea educativa de formar ciudadanos.

La formación de la ciudadanía se traduce, en primer término, en asegurar que cada quien se posicione en su comunidad con un sentido de responsabilidad personal, un ánimo participativo (no de desdén, distancia o enajenación respecto de los asuntos públicos) y con un sentido de justicia. Es pues tarea del maestro lograr que los alumnos tomen conciencia de la importancia de elegir, cuando les corresponda, con criterio ético y por lo tanto responsable,  a los gobernantes para garantizar un Perú libre y justo.

Por ello, las instituciones educativas tienen un rol clave en la formación en valores y en competencias para el ejercicio de la ciudadanía en el Perú por tres factores principales:

  • la institución educativa es la única institución formalmente reconocida con el objetivo de formar personas que ejerzan su ciudadanía;
  • la institución educativa es el primer espacio en que las personas se relacionan de forma directa (sin mediación de los padres) con un servicio público; y
  • si bien la institución educativa es un espacio donde se reproducen las prácticas y valores de la sociedad, también es un espacio en el que se puede reflexionar sobre estos y recrearlos con base en el ideal de ciudadanía que se desea tener.

Este año, las instituciones educativas deben aprovechar estos tres factores a que me he referido, para reflexionar y garantizar convicciones firmes sobre nuestra peruanidad. Es en ese sentido que leyendo un artículo publicado en redes sociales del argentino Carlos Hoevel considero que las reflexiones que hace sobre la realidad argentina pueden servirnos de orientación cuando reflexionemos sobre cómo construir ciudadanía plena en el Perú.

Lo primero que destaco, y que puede ser un buen punto de partida en esta reflexión ciudadana, es la sensación que vamos desarrollando los peruanos de desorientación valorativa: despilfarro y corrupción estatal que ponen a nuestra democracia al borde del colapso, pero lo que es peor, vacío de todo contenido valorativo atractivo, de todo código de conducta, de todo ideal, de toda orientación importante para la vida.

Cuando un sistema educativo es cada vez más pobre en conocimientos, experiencias y referentes creíbles de nuestra historia patria, es peligroso porque fácilmente puede perder el rumbo. No debemos  transmitir a nuestros alumnos un mensaje de desesperanza ni de frustración porque, sin darnos cuenta, los haríamos  sentirse inermes (sin armas), desamparados  e indefensos.

Me gustó mucho la alegoría que Carlos Hoevel  nos recuerda del pensador francés Remi Brague  cuando compara a los jóvenes de hoy como los TAXIS LIBRES: vacíos, sin saber dónde va, que puede ser tomado por asalto por cualquiera que pueda pagarlo.  La imagen de taxi libre nos pone sobre aviso de que cualquier influencia exterior puede tomar hoy al abordaje a nuestros alumnos carentes de educación ética. Y llevarlos a cualquier lugar menos a donde realmente tendrían que ir.

¿Cómo enfrentar esta situación sin caer en sentimientos de derrota, de desesperanza y de egoísmo?  Es en este punto en el que percibimos el valor de la justicia social, de la fe religiosa y del patriotismo. Eso es lo que nos une, de modo desinteresado. Es tarea urgente determinar con nuestros alumnos cuáles son los ideales, los valores, las verdades que nos unen y que son la base de nuestra ciudadanía. De allí nace el código de vida, las reglas sagradas de convivencia: el auténtico camino educativo  que nos lleva a descubrir el sentido de la verdadera convivencia.

¿Queremos sobrevivir y prosperar como sociedad, sin ningún código? No seamos ingenuos eso no ha ocurrido jamás en ninguna sociedad. Es un imposible. ¿Cómo pretendemos nosotros lograrlo? Los hombres libres, los verdaderamente libres, son paradójicamente los que están atados: a un valor, a una verdad, a la que se someten; a un código de conducta más o menos concreto que surge de ella y a la fidelidad hacia los demás miembros de nuestra comunidad (no a la lealtad en sentido mafioso que es la caricatura de la auténtica ciudadanía)

Este año del bicentenario repasemos en clase y familia el testimonio vital de nuestros héroes que otorgaron fuerza y capacidad de respeto a códigos, ese compromiso heroico por renovar nuestra libertad. No la ‘moderna’ idea de libertad que  es el decadente ‘hacer lo que yo quiera’. Solo el sentido pleno de liberad es lo que nos puede orientar, lo que nos puede ayudar a salir de esta ruina social por medio de sentimientos de ciudadanía reales y verdaderos. No hay otro camino para hacer crecer nuestra sociedad

Es urgente que, desde el pequeño gran entorno de nuestra educación, este año cultivemos esos pensamientos y convicciones ciudadanas que vuelvan a hacer grande y digno a nuestro Perú.

Arequipa, 25 de marzo de 2021

Ultimas Noticias

UCSP representa a América en proyecto con universidades de cuatro continentes

La UCSP representa a América en el Global Intercultural Project Experience (GIPE). Este proyecto promueve el trabajo intercultural y multidisciplinario para resolver problemas de organizaciones de Perú, Namibia, Indonesia y Alemania, de donde son las universidades miembros del consorcio a cargo de esta iniciativa. La segunda edición del proyecto se desarrolló entre marzo y julio de este año con el desarrollo de una plataforma de eco turismo educativo.

CADE Universitario: Más de 50 estudiantes de la UCSP participaron en encuentro de jóvenes líderes

Con el lema “Reconstruir nuestro Perú, me representa” volvió a realizarse el CADE Universitario, luego de un año de suspensión debido a la pandemia del coronavirus. En esta edición que se realizó de modo digital en su totalidad, contó con la participación de 54  estudiantes de la UCSP, quienes asistieron a distintas charlas, encuentros  y dinámicas que les permitieron conocerse y sobre todo establecer juntos aportes para mejorar la situación del país.

Promueven la creación literaria con concurso “Piedra blanca sobre piedra blanca”  

Por cuarta ocasión, el Departamento de Humanidades de la Universidad Católica San Pablo está lanzando el concurso literario “Piedra blanca sobre blanca”, el cual está dirigido a estudiantes de educación superior de Arequipa, Moquegua, Tacna, Cusco y Puno. Los trabajos se recibirán hasta la medianoche del 28 de julio.