Equilibrio entre trabajo y vida personal

Equilibrio entre trabajo y vida personal*

Equilibrio entre trabajo y vida personal

Imagen: Internet (Oh! Hillary)

Ricardo ValdezPor: Ricardo Arturo Valdez Cornejo,  docente del Departamento de Ciencias Económicas Empresariales de la Universidad Católica San Pablo y Director de Glo-Val Consultores.

El equilibrio personal, una tarea difícil de mantener de manera sostenible. ¿Las empresas deberían promoverlo? ¿O es que solo cada persona es la indicada de fomentar su propio equilibrio?

Analicemos: alcanzar el equilibrio emocional no es tarea fácil. Existen elementos que coadyuvan a lograrlo. Y no es que este ocurra de la misma manera en todo momento, es obvio que varía, pero lo que sí es cierto es que se debe concretar en el máximo nivel que se pueda alcanzar y durante el mayor tiempo posible.

Asimismo, se entiende que las empresas, al generar resultados en gran medida por el aporte de sus colaboradores, deben cuidarlos y protegerlos, y no solo como una preocupación altruista, sino por su propio interés.

El equilibrio otorga calidad de vida y garantiza el sostenimiento de la felicidad y de los logros posteriores.

Es importante recordar que la felicidad como decisión es la base del éxito, y que este se alcanza una vez que se ha conseguido la primera. Además, para mantener la felicidad es necesario tener objetivos claros como persona, contar con una identidad y una escala de valores, realizar acciones altruistas más allá de enfocarse solo en ganar dinero, entre otros.

Ahora, de todos los puntos mencionados, ¿cuáles podrían ser generados, potenciados o incentivados por la empresa? En principio, lo que deberíamos promover en las compañías —desde las más pequeñas hasta las más grandes— es no sobrecargar de trabajo a las personas, de tal manera que cumplan con su jornada justa prevista para ocho horas diarias o su equivalente semanal en el sistema laboral actual, que no necesariamente es el modelo que ha alcanzado la máxima perfección ni mucho menos, porque hoy en día ya se habla de reducir la jornada a seis horas diarias o su equivalente en días a la semana.

Asimismo, hay que desterrar definitivamente el craso error del pensamiento perverso que la persona que más tiempo permanece en las instalaciones de la empresa o que se queda hasta altas horas de la noche es la más eficiente y leal colaboradora.

Posteriormente, sí es menester que las empresas diseñen programas destinados a garantizar el equilibrio personal deseado por todos. Por ejemplo, programas de responsabilidad social que involucren a los colaboradores en todos los niveles y a sus familias, eventos internos en campos como las artes, los deportes, la ciencia y el esparcimiento.

Asimismo, será necesaria la ayuda de expertos en psicología y terapias de familia, contratados por la organización para generar programas de ocio y esparcimiento para todos los miembros de la célula básica de la sociedad, y también para diseñar programas de apoyo académico para los hijos de los colaboradores y terapias para casos especiales.

Como premisa y, a su vez, cerrando el círculo virtuoso generado por las acciones mencionadas, es conveniente tomar conciencia permanente de que lo más importante en la vida de una persona es ella misma, seguida por la pareja, luego por los hijos, posteriormente por la sociedad que lo rodea y, finalmente y solo como medio de realización y no como fin, por el trabajo.

Por mi experiencia como consultor y profesional, soy un convencido de que si se promueve el equilibrio entre vida personal y trabajo, se va a lograr mayor efectividad y productividad, acompañadas de lealtad a la empresa. Entonces, las empresas sí deberían involucrarse en el sostenimiento del balance personal.

*Artículo publicado en el Quincenario Encuentro del 1 de julio de 2019.

Ultimas Noticias

Que nadie te desprecie por ser joven

Este año, el Día de la Juventud se celebra en medio de tensiones, contradicciones, expectativas, frustraciones y grandes esperanzas. En estas circunstancias pienso en los jóvenes y en que, si tuviera que escribirles una carta, me gustaría poder decirles lo que dos mil años atrás San Pablo le escribió a un joven, su amigo Timoteo. Por: Prof. Jorge Pacheco.

La invención del prócer Melgar

En los años iniciales de la República, se hicieron comunes las “relaciones de méritos” que muchos ciudadanos hacían llegar al naciente gobierno, con el que pretendían comprobar sus sacrificios y esfuerzos en pos de la causa patriota. Con ellos querían favorecer su acceso a cargos públicos y recibir pensiones por sus servicios. En esa línea, José Fabio Melgar, hermano de Mariano Melgar, se encargaría en realzar la figura de su hermano mediante una publicación en 1865, ganando así méritos para él y su familia. Por: Prof. César Belan.

La relevancia de las habilidades blandas ante el COVID-19 y para la vida laboral

Con la pandemia, las herramientas digitales fueron muy explotadas y usadas a nivel mundial. La crisis hizo que el proceso se acelerara en poco tiempo y junto a ello se incrementó la demanda de especialistas en tecnología. Lo que también se ha reafirmado y ampliado es la necesidad de las organizaciones por reclutar personas que posean un equilibrio entre las habilidades duras y blandas. Por: Liz Sandra Bernedo.

Curabitur lacinia, risus eu accumsan mollis, nisi leo pretium ex, vitae pretium mi lorem eget lorem. Etiam sit amet sapien eros. Proin orci nunc, pellentesque ac leo vitae, elementum sollicitudin justo.