Quilombo diplomático en tiempos de elecciones y Twitter

Quilombo diplomático en tiempos de elecciones y Twitter

Saludo de Fernandez a Pedro Castillo

Fuente: Twitter /Internet.

Maria Alejandra MaldonadoPor: María Alejandra Maldonado Adrián, profesora del Departamento de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Católica San Pablo, directora de Relaciones Internacionales y Cooperación de la UCSP. Especialista en Derecho Migratorio y de Refugiados

¡Qué quilombo! Es una frase frecuentemente utilizada por nuestros hermanos argentinos cuando quieren decir ¡qué lío!. Justamente las relaciones internacionales entre Perú y algunos gobiernos del continente se volvieron un quilombo luego que los representantes de Argentina, Bolivia y Nicaragua felicitaron al candidato Pedro Castillo como presidente electo, incluso antes de que los propios peruanos sepamos el resultado oficial. Fíjense, señor lector o señora lectora, que digo “representantes de Estados”, no digo Alberto Fernandez (Argentina), los esposos Daniel y Rosario Ortega (Nicaragua) o Luis Arce (Bolivia).

¿Qué hay de malo en felicitar a alguien? Depende. ¿Lo hace en su condición de jefe de Estado? Pues si esos mensajes los analizamos desde la perspectiva del Derecho Internacional Público, lo que ha pasado recientemente se enmarca en lo que se conoce como actos unilaterales de los Estados que generan consecuencias en el ámbito de la comunidad internacional. Por un lado, tenemos el reconocimiento de Gobierno y por el otro, la protesta.

De acuerdo con el Derecho Internacional, el reconocimiento de gobierno es una manifestación de voluntad de un Estado (por medio de sus representantes) mediante la que se reconoce o se da conformidad a un nuevo gobierno. Ese acto lleva implícita la verificación de la constitucionalidad de un gobierno. Por el contrario, no reconocer a un gobierno lleva implícita la declaratoria de que no se ha cumplido con el respeto al estado de Derecho en esa transición de mando. Esto último hará, seguramente, que las relaciones diplomáticas y comerciales entre dichos Estados no sean fluidas o no existan.

Desde comienzos del siglo XX, brillantes pensadores de la región han estudiado la institución del reconocimiento, siendo algunas de las más relevantes las doctrinas formuladas por Tovar (1907-Ecuador), Estrada (1930-México), Betancourt (1959-Venezuela), entre otras.

Dependiendo de la política exterior de cada Estado, ante un cambio de gobierno, estos actuarán: reconociendo al nuevo gobierno (lo que usualmente ocurre), no reconociéndolo cuando hubiera ruptura del hilo constitucional en la transición de mando (Tovar), no manteniendo relaciones diplomáticas ni comerciales con gobiernos de facto (Betancourt), o no utilizando el reconocimiento como injerencia indebida en los asuntos internos de otros países (Estrada).

El tema de reconocimiento a un nuevo gobierno lo vimos en Perú el año pasado, cuando pocos Estados del mundo (entre ellos Brasil, Uruguay, Paraguay y Chile) reconocieron el gobierno del presidente Merino. Por el contrario, se publicaron tweets y pronunciamientos llamando a la cautela y mostrando preocupación por la situación política y de derechos humanos del momento (ej. Comunicado de la Secretaría General de la OEA del 11 de noviembre de 2020).

En contraposición, vimos como minutos después de la toma de posición del presidente Sagasti, se publicaron tweets de felicitación por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), Organización de Naciones Unidas (ONU), Unión Eurpea (UE), entre otros. Estos actos de la comunidad internacional, sin duda, brindaron respaldo y hasta algo de estabilidad política al nuevo gobierno de transición que nos conduciría hasta el año del bicentenario de la independencia peruana.

En la política exterior reciente, encontramos ejemplos del uso del reconocimiento ante cambios de gobiernos de otros países. Por ejemplo, a comienzos de 2019 vimos el indiscutible liderazgo de Perú en el Grupo de Lima al reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela. En noviembre del mismo año, ante la crisis institucional de Bolivia y la proclamación de Jeanine Áñez como presidenta interina, cancillería peruana reconoció como legítimo el gobierno de la presidenta Áñez, quien luego llegó a formar parte del antes mencionado Grupo de Lima.

Entonces, expresar reconocimiento es un acto soberano de los Estados y sobre eso no hay discusión que valga. El problema está en el cuándo se realiza, pues de ser un acto legítimo puede convertirse en una injerencia indebida en los asuntos de otro Estado, lo cual es inaceptable de acuerdo con el Derecho Internacional.

Como hemos visto en noticias nacionales recientes, la primera línea de acción ejercida ante un reconocimiento apresurado de quien aún no es proclamado presidente, ha sido la diplomática. Mediante una correspondencia oficial de protesta, el Perú ha expresado a los embajadores de Argentina, Bolivia y Nicaragua su molestia por cuanto sus Estados realizaron un acto de reconocimiento de gobierno antes que los resultados finales de las Elecciones Generales de 2021 hayan sido anunciados por las autoridades electorales peruanas.

Ante esto, lo que diplomáticamente corresponde a los gobiernos de Argentina, Nicaragua y Bolivia es presentar las debidas disculpas. ¿Lo harán?.

Arequipa, 15 de junio de 2021.

Ultimas Noticias

La San Pablo y la Corte Superior de Justicia firman importante acuerdo

El acuerdo -que tendrá una duración de cinco años- también facilitará el acceso a equipos y material específico; el fomento de estudios de pregrado y posgrado y realizar actividades de cooperación acordadas entre ambas partes. Por cada una de estas, se elaborará un proyecto específico que podrá ejecutarse en cualquier localidad de Arequipa.

Proyecto STEAM Power: ¿Cómo despertar el interés por las ciencias?

El objetivo final de este proyecto es despertar el “espíritu investigador” de los alumnos para que se inclinen a estudiar carreras vinculadas a las ciencias y las tecnologías. A través de talleres extracurriculares, se estima llegar a unos 500 estudiantes del nivel primario y secundario de Caylloma.

Más de 2000 jóvenes y padres conocieron de cerca la San Pablo y su propuesta de formación integral

El Explora Open Day San Pablo es el mayor evento de orientación vocacional que se realiza en el sur del país. Se desarrollaron cerca de 50 actividades, entre talleres, presentaciones culturales, conciertos, charlas de orientación vocacional y recorridos guiados por el campus, además se instalaron 17 stands informativos.