Balance del mensaje presidencial en lo económico

Balance del mensaje presidencial en lo económico

297
Compartir
Foto: La República

Miguel Angel García Paz - Director (10)

Por: Mg. Miguel Angel García Paz, director del Centro de Estudios en Economía y Empresa de la Universidad Católica San Pablo

El mensaje del presidente Pedro Pablo Kuczynski, por 28 de julio, incluyó medidas positivas, pero a su vez hubo omisiones importantes.

En cuanto a lo positivo, la inversión en infraestructura para la reconstrucción tras el Fenómeno del Niño Costero, la ampliación de la cobertura de los servicios de agua y desagüe, los Juegos Panamericanos, entre otros, deberían estimular la economía y el empleo, ya que el sector construcción es intensivo en mano de obra.

Por otra parte, el Presidente tiene razón en estimar que la situación económica mejore en el corto plazo, considerando que los precios internacionales de los metales han venido ascendiendo, y por lo tanto, acelerando el inicio de importantes proyectos mineros. Asimismo, cabe mencionar que, aunque no está en la responsabilidad del Ejecutivo, la reciente reducción en la tasa de referencia del BCRP (Banco Central de Reserva del Perú) haría menos costoso el acceso al crédito, incentivando así el consumo y la inversión.

Sin embargo, el mensaje dejó ciertos vacíos y dudas que espero los ministros y otros altos funcionarios del gobierno se encarguen de resolver en los próximos días. Ante todo se debe explicar qué medidas va a tomar el Estado para evitar que varios de estos proyectos de infraestructura no se vean frustrados debido a la burocracia o el enfrentamiento con otras instituciones del Estado, tal como ha sucedido en este primer año. La presentación del Proyecto de Ley que regula la obtención de inmuebles para la ejecución de obras es un buen paso en esa dirección, esperemos que no sea el único, caso contrario, algunas obras podrían quedarse tan solo en buenas intenciones.

Adicionalmente, se debe explicar cómo se financiarán los proyectos y las otras propuestas anunciadas, incluyendo el probable incremento de las remuneraciones en ciertos sectores del Estado. Hay que tener  en cuenta que la recaudación tributaria ha disminuido y ya no tenemos mucho margen para aumentar el déficit fiscal y el endeudamiento. Las medidas tributarias fueron un gran ausente en el mensaje presidencial.

Otra omisión importante en el discurso fueron las reformas estructurales que requiere nuestro país, incluyendo la reforma laboral. Nuestro actual marco normativo sobre el trabajo nos estaría quitando competitividad y estaría dejando desprotegidos y sin beneficios a miles de trabajadores. Sin embargo, hay que tener en cuenta que para llevar a cabo este tipo de reformas se requiere de capital político, algo de lo que no goza mucho el actual gobierno.

En resumen considero que si bien el Presidente ha anunciado medidas que sí pueden contribuir a reactivar la economía, es urgente que se pase a explicar el cómo, caso contrario todo se quedaría en buenos deseos. Asimismo, hay que tener en cuenta que estas medidas nos sacarían solo temporalmente del estancamiento si es que no se implementan las reformas que eleven nuestra productividad en el largo plazo.