¿Ha llegado la hora de la movilidad eléctrica en Arequipa?

¿Ha llegado la hora de la movilidad eléctrica en Arequipa?

540
Compartir
Foto: Perú 21

José Chávez IETPor: Magister José Guillermo Chávez Salinas, ingeniero electrónico y docente de la Escuela de Ingeniería Electrónica y de Telecomunicaciones de la Universidad Católica San Pablo.

Arequipa ya cuenta con su primer bus eléctrico funcionando. Cubrirá una ruta que parte del Cono Norte hasta el Puente Grau en el centro de la ciudad.  La noticia es muy interesante para una ciudad donde el tráfico y la contaminación son graves problemas y dispara una serie de preguntas. ¿Cuál es el estado actual del transporte eléctrico en Arequipa? ¿Puede aplicarse a taxis y vehículos privados? ¿La infraestructura es adecuada para este nuevo tipo de transporte? Y quizás la más importante ¿Qué tan conveniente y factible es su uso?.

Los vehículos eléctricos son vistos como el futuro del transporte por sus ventajas ambientales y económicas frente a los vehículos de combustión interna. A pesar de su aparente novedad es poco conocido que los primeros automóviles fueron eléctricos y por una serie de coyunturas históricas fueron los vehículos de combustión los que se popularizaron.

Otra ventaja poco conocida de los vehículos eléctricos es su simplicidad técnica en comparación de los complejos motores de combustión, son por tanto más fiables y fáciles de mantener. Algunas desventajas frente a los automóviles convencionales son un mayor costo de adquisición, una autonomía menor y la necesidad de cambio periódico de las baterías.

En Arequipa el desarrollo de la movilidad eléctrica es incipiente, pero está en crecimiento, ya es común ver scooters, bicicletas y motocicletas eléctricas (reconocibles por ser silenciosas). Algunos automóviles eléctricos particulares convertidos ya circulan y recientemente el primer vehículo Hyundai Ioniq (totalmente eléctrico) nuevo fue adquirido por un ciudadano arequipeño. En el campo del transporte público una empresa de taxis ya opera un segundo vehículo eléctrico en una prueba piloto similar al del bus eléctrico mencionado.

Ambos pilotos son iniciativas de la empresa Integra Perú – ganadora de la licitación de la línea del Sistema Integrado de Transporte (SIT) en la cual dicho bus opera- con el apoyo técnico de ENGIE, empresa generadora de electricidad que promueve la masificación del transporte eléctrico.  El gerente general de Integra Perú, Rubén Vélez, explicó que el propósito de estas pruebas piloto es confirmar con evidencia los aspectos técnicos que les permitan operar confiablemente en la ciudad, de ser positivos los resultados, esperan implementar una flota de 76 buses, lo cual significaría una reducción de seis mil toneladas de emisión de CO2 al año. SEAL ha habilitado dos puntos de toma de energía (electrolineras) para los buses ubicados en sus subestaciones de Cerro Colorado y Sector Industrial (Socabaya).

Este naciente movimiento hacia la electromovilidad en Arequipa promete una serie de ventajas para la ciudad. Una menor contaminación del aire, lo que disminuiría las tasas de morbilidad por enfermedades pulmonares y la contaminación acústica también se vería reducida. Se puede hacer uso también de energía fotovoltaica, recurso con el cual Arequipa está particularmente bendecida, que puede suplir parcialmente el consumo de energía de los vehículos eléctricos, mejorando aún más sus ventajas económicas y ambientales.

En cuanto a infraestructura se requiere una mejora pues la geografía de la ciudad con sus calles de grandes pendientes disminuyen la autonomía nominal de los vehículos eléctricos, situación que puede ser parcialmente compensada con el uso de frenos regenerativos pues permiten recuperar energía al frenar en el descenso de una cuesta.

Si queremos que estas promesas de la electromovilidad hagan de Arequipa una ciudad más limpia, sana y próspera se necesita el involucramiento de las autoridades, el sector privado y académico. La evaluación, conocimiento y promoción de las ventajas y desventajas relativas de los vehículos frente a los de combustión interna, en sus aspectos, sociales, económicos y ambientales es una responsabilidad para los técnicos y la comunidad universitaria de la ciudad.