¿Cómo insertarse en las cadenas de valor?*

¿Cómo insertarse en las cadenas de valor?*

1778
Compartir
Foto: Carreraempresa.tumaster.com

Sr. José CárdenasPor: Dr. José Manuel Cárdenas Medina, docente de la Escuela Profesional de Ingeniería Industrial de la Universidad Católica San Pablo

Las cadenas de valor al igual que las cadenas productivas solamente pueden existir cuando son percibidas como un sistema o conjunto de entidades que se integran o se articulan para mejorar su eficiencia de trabajo. Sin embargo, es claro que una empresa no puede ser totalmente eficiente en todos los aspectos empresariales en los cuales se desenvuelve, así como muchas veces no consiguen articular totalmente las áreas de gestión y las áreas de producción para entregar valor al cliente. Entonces, muy probablemente el éxito de insertarse en cualquier cadena de valor radique en la búsqueda por solucionar estos problemas.

Entonces, consideremos que la posibilidad de insertarse en una cadena de valor corresponde a una visión hacia adentro y una visión hacia el entorno. La cadena de valor cuando es vista hacia adentro, según Michael Porter y otros, indica que cada área (de la empresa) debe de entregar valor a la siguiente área, de manera que el producto final, entregado al cliente, deberá contener todo el valor que se fue agregando a lo largo de una secuencia de trabajo bien articulada y progresiva.

Empero, considerando que todo esto debe suceder dentro de un ambiente de constante innovación y adaptación al cambio. Y sobre la visión hacia el entorno, la cadena de valor interpretada como parte de una cadena productiva, como menciona Gary Hamel, donde lo realmente importante es articularse con los proveedores y los clientes, como en la visión clásica de la cadena de abastecimiento.

Deslindado este tema, la empresa que desee insertarse en una cadena de valor debe priorizar una de esas dos visiones. Y aunque esta decisión le corresponde a la organización, mi sugerencia es que se deben considerar dos factores que colaboran con el proceso de mejorar la cadena de valor de bienes y servicios dentro de una organización.

El primer factor es la tecnología, que ha venido a facilitar las comunicaciones entre las áreas, permite conocer un mayor número de proveedores en un corto tiempo, ayuda a optimizar los procesos logísticos con herramientas como los ERP, facilita la organización de procesos administrativos con el BPM y otras tendencias.

De manera que la tecnología en la forma de software y arquitectura de componentes que permitan concentrar el uso de la información en áreas estratégicas para la empresa es un factor importante para agregar valor en el interior de la empresa. El segundo factor es producto del primero: la gestión del conocimiento, vinculada a la innovación y el aprovechamiento de tendencias como el Big Data.

La gestión del conocimiento en las empresas peruanas tiene una aplicación poco conocida, debido principalmente al desconocimiento del área de manufactura. Las empresas de servicio y, primordialmente el sector bancario comenzó ya a utilizar tableros de comando y técnicas de minería de datos para formular estrategias y así entregar valor al cliente.

Por otro lado, la conjunción de estos dos factores hace que una empresa se entienda así misma y entienda su entorno — considerando como entorno, tanto a cliente como también a empresas competidoras. Pero, con la ventaja de tener velocidad para innovar y adaptarse a las condiciones del mercado. En las condiciones actuales, como indica el consultor Jason Jennings: “No es el pez más grande que se come al chico, es el pez más rápido que devora al más lento.”

*Este tema será analizado en una de las mesas de análisis del Foro Industrial Descentralizado que organizan la UCSP (Universidad Católica San Pablo) y la SNI (Sociedad Nacional de Industrial) para el 09 de setiembre en el campus San Lázaro de la UCSP.