Concentración en el mercado farmacéutico*

Concentración en el mercado farmacéutico*

470
Compartir
Foto: Andina

german-chavez

Por: Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la Universidad Católica San Pabloeconomista y doctor en Ciencias Sociales.

Hemos visto con asombro que en nuestro país se ha dado la adquisición del grupo QUICORP que integra la cadena de farmacias Mifarma, por INRETAIL, dueña de la cadena Inkafarma, generándose así una evidente concentración en el mercado farmacéutico. Si bien los representantes de INRETAIL señalan que esta adquisición no tiene como propósito el incremento en el precio de los medicamentos y que menos provocará la escasez de medicinas, lo cierto es que la estructura de este mercado se ha visto afectada. Ante esta coyuntura, debemos reflexionar sobre algunos aspectos que considero importantes.

Primero, entendamos que una inversión de 583 millones de dólares no se hace para obtener resultados inmediatos, sino más bien en un mediano y largo plazos. En ese sentido, queda claro que esta adquisición permitirá la construcción de condiciones para que en su momento, se tenga la capacidad suficiente como para  influir en el mercado, no solo en lo concerniente a la determinación de precios de algunos medicamentos, sino especialmente, en cuanto a la generación de barreras a la entrada de nuevos competidores. La concentración del mercado, permite –en este caso al ofertante– la aplicación de estrategias de precios (reducción), haciendo poco atractivo el mercado para posibles nuevos competidores.

Las ventajas de concentrar aproximadamente el 90% del canal de distribución farmacéutico moderno son diversas y pasan por la consolidación de una posición de dominio, la posibilidad de manejar los precios para crear barreras de entrada a nuevos competidores, y hasta se elimina la necesidad de concertar, pues la siguiente cadena de farmacias concentra tan solo el 5% del mercado. También se gana en eficiencia operativa en la distribución y se generan economías de escala, hecho que podría beneficiar no solo al empresario sino también a los consumidores (con menores precios).

Si bien en economía no existe el mercado de competencia perfecta, el monopolio es el mercado más ineficiente, al romper totalmente la estructura competitiva y concentrar el poder en un solo ofertante, con las desventajas que esto significa para los compradores. Comprendamos que mientras más concentrada esté la oferta, mayor será la ineficiencia del mercado y mayor también la posibilidad de que en algún momento, esta concentración haga sentir su poder.

Sin entrar en el aspecto legal, creo que debemos exigir –preocupados por millones de peruanos que pagamos precios excesivos por las medicinas– que se legisle en cuanto a la evaluación previa para la aprobación de adquisiciones entre grupos económicos que pongan en riesgo aspectos fundamentales de la convivencia social, como es la salud en este caso. Esperamos que el Congreso de la República actúe con rapidez, pues vemos que en el mercado de los combustibles se repite la figura.

*Artículo publicado en la columna Economía en serio del diario Sin Fronteras, el 2 de febrero de 2018.