Educación y Dignidad Humana

Educación y Dignidad Humana

5156
Compartir

En educación es común hablar de temas transversales, es decir aquellos que por su importancia no pertenecen sólo a un área del conocimiento, o secuencia temática; de manera que se prevea su tratamiento no necesariamente en una fecha determinada.

Son temas concurrentes que se dan a lo largo de todo el currículo y que lo atraviesan transversalmente es decir, incluyen varias áreas del conocimiento. Uno de estos temas transversales debe ser la dignidad humana.

Cuando en un país, en una cultura, en una época, constatamos que no se respeta al ser humano, significa que la educación debe asumir ese reto y esa tarea: educar para que se respete la dignidad humana.

De manera inmediata habremos resuelto el problema por ejemplo del bullyng, y de manera remota todos aquellos problemas que atentan contra la dignidad del ser humano.

Estos temas transversales pueden y deben aprovechar todos los eventos locales que se dan para que lograr un aprendizaje oportuno y eficaz, un aprendizaje significativo.

Sugiero que no se desperdicie la oportunidad educativa que representará, este 23 de marzo, el VII Gran Corso por la Vida, la Juventud y la Familia, que organiza cada año la Coordinadora Regional por la Vida, con motivo del Día del Niño por Nacer.

Bajo el lema “Arequipa valiente, vida y dignidad presente”, la ciudadanía arequipeña tendrá la oportunidad de unirse para celebrar del don de la vida.

Las instituciones educativas tienen la oportunidad de motivar la participación de sus alumnos y sus familias y de explicar el sentido de este acontecimiento.

Este corso que empezó como una iniciativa aislada es ahora la expresión del pueblo arequipeño que ve, en la vida y la familia, valores fundamentales para garantizar el respeto por la dignidad humana. Iniciativas como ésta ayudan a crear un clima de adhesión, respeto y valoración de la vida humana.

Este año se está defendiendo con mayor ahínco los derechos de los adolescentes y jóvenes, vulnerados por normas y resoluciones emitidas por instituciones estatales que vulneran su adecuado desarrollo y formación, como es permitir que adultos tengan relaciones consentidas con menores o promover el uso de métodos abortivos que terminan dañando a las niñas principalmente.

Las instituciones educativas católicas deben hacerse presente como una manera muy concreta de demostrar a sus alumnos, a sus familias que sus hijos están siendo formados en los valores de respeto a la dignidad humana. Nuestros alumnos, producto de una adecuada orientación y formación en valores, deben tener una actitud favorable hacia el no nacido y la maternidad.

En los años anteriores hemos constatado que cada vez más crece el número de instituciones educativas que promueven la participación de los padres de familia y sus hijos en esta marcha. Es un testimonio concreto y contundente de que esa comunidad educativa tiene un mismo sentir respecto al respeto por la vida y por la dignidad.

Además muestras que sus alumnos están siendo formados en el respeto por el hombre y la mujer, que aún en esas manifestaciones concretas y festivas se valora la institucionalidad familiar y el matrimonio. Es un espacio para que padres e hijos participen y dialoguen respecto a lo que motiva esa manifestación multitudinaria.

Ojalá veamos, este año en el corso, mayor participación de familias enteras. Ojalá que en las instituciones educativas la dignidad humana sea un tema transversal que ayude a la reflexión del respeto a la vida, del respeto a la diversidad.

Que la tolerancia sea un valor bien reflexionado y no un pretexto para acuñar ideas relativistas. La tolerancia es un valor que debe estar cimentado en el respeto a la dignidad del hombre.

La tolerancia que se funda en el libertinaje habla más bien de permisivismo, de hipocresía o individualismo acérrimo que no ayuda a construir relaciones basadas en el respeto a la dignidad humana.

Tener una actitud crítica frente a las leyes que no favorecen el respeto al hombre en su dignidad, convierte a la educación en un instrumento de desarrollo auténticamente humano. Siempre es oportuno hablar de estas cosas a nuestros alumnos, en todo tiempo y lugar, con ocasión y sin ella, como decía San Pablo.

Éste es el sentido de los temas transversales. La dignidad humana tiene que ser tema transversal, nuestra sociedad lo reclama.

Esta manifestación multitudinaria se realizará el 23 de marzo, a partir de las tres de la tarde, con tres concentraciones: Plaza España, Parque Selva Alegre y esquina Sucre con Cruz Verde. De allí, acudirán a la Plaza de Armas donde habrá actividades reflexivas y motivadoras a favor de la vida.