Educación y situación actual

Educación y situación actual

289
Compartir
Foto - Altavoz.com

Mg. Jorge Pacheco TejadaPor: Mgtr. Jorge Pacheco Tejada – Director de la Escuela Profesional de Educación de la Universidad Católica San Pablo (UCSP)

 Ante los últimos hechos que han puesto en evidencia el grado de inserción de la corrupción en el Poder Judicial, en el Consejo Nacional de la Magistratura y en otras instituciones del Estado, no podemos mantenernos indiferentes, tenemos la obligación moral de levantar la voz de protesta y de tomar acciones que nos corresponden como educadores y como padres de familia, para orientar adecuadamente a nuestros hijos y a nuestros alumnos frente a cualquier comportamiento ilegal y corrupto que refleje la falta de ética.

Lo peor que puede ocurrir es que nuestra niñez y juventud crezca en un ambiente donde cualquier acto ilícito y de corrupción parezca normal y permitido. Me ha parecido muy atinado el comunicado de Foro Educativo en el que expresa su total rechazo e indignación por los comportamientos ilegales y corruptos de los más altos funcionarios que supuestamente deben garantizar la justicia en el Perú. Es doblemente indignante que, para lograr sus fines, hayan liberado a criminales de abuso sexual contra niñas, impidiendo que ellas accedan a la justicia y a la protección.

Esta preocupación la debemos compartir todos los educadores y padres de familia, pues estos hechos de corrupción están creando un modelo de comportamiento para el tratamiento de lo público y del bien común, así como para el acto de gobernar, que se contradice con los principios democráticos que enseñamos en las aulas y en el hogar.

Salta a la vista la imperiosa necesidad de educar insistentemente en valores. Este es un tema que no pasa de moda ni cambia con el devenir de los tiempos.  Por eso Foro Educativo indicó en su comunicado que “Como antaño, hoy necesitamos referentes éticos y la vigencia de las normas y los derechos”.

En este sentido, todos los educadores debemos hacer causa común para construir una educación formadora de ciudadanía. Para que eso suceda, debemos educar, tanto en la escuela como en la familia, la conducta ética, basada fundamentalmente en los valores de verdad, de justicia, de bien común.

No podemos, de ninguna manera, mantenernos indiferentes frente a esta situación. El Perú debe sentirse herido por estas manifestaciones de corrupción que reflejan que los valores están trastocados.

Pero no podemos sentarnos a lamentarnos sin sentido de esperanza.

En estas Fiestas Patrias nos hace bien repasar nuestra historia para valorar la decisión de nuestros cercanos antepasados quienes se comprometieron con el grito libertario. Tenemos esa historia, esas raíces, y lo que hagamos, los frutos que demos, los compromisos que tenemos que asumir hoy, frente a esta crisis moral del Perú deben venir de esas raíces.

Este 28 de julio no podremos estar de fiesta, pero sí, con motivo de celebrar el aniversario de la independencia del Perú, debemos celebrar nuestro compromiso con aquella promesa que la Patria al Eterno elevó. Hoy el grito libertario es contra la corrupción.