El Aprendizaje del alumno es lo más importante

El Aprendizaje del alumno es lo más importante

1952
Compartir

El próximo viernes 1º de marzo la mayoría de las Instituciones Educativas inician el nuevo año académico. Para las Instituciones Educativas estos son días de planificación, de previsiones y ordenamiento del periodo académico que se avecina.

Cualquier empresa humana debe resolver, si quiere tener éxito, cuatro cosas: el QUÉ – QUIÉN – POR QUÉ y COMO. De estas cuatro cosas, lo más importante es el POR QUÉ.

Aplicando esto a la educación, diremos que la razón de ser de nuestro trabajo educativo, la verdadera motivación, el propósito fundamental es el aprendizaje del alumno – de cada uno de los alumnos-. Tener este propósito es lo que garantiza la calidad educativa y hace que las cosas funcionen mejor.

Entonces lo que gobierna, lo que debe dirigir la gestión educativa es el aprendizaje del alumno. Ahora bien, para garantizar el aprendizaje del alumno, el maestro debe partir por resolver cuatro preguntas.
1º¿Cuáles son las fortalezas de nuestros alumnos? El conocimiento del potencial de nuestros alumnos es fundamental. Conocer sus habilidades, sus limitaciones, sus motivaciones y su disposición al aprendizaje, es un buen punto de partida.
2º ¿Qué hacer para que aprendan, es decir para mejorar esas fortalezas? Esta es otra de las tareas fundamentales del maestro: Saber elegir la metodología más adecuada, tener a la mano los elementos que permitan el aprendizaje. Aquí ayuda mucho el avance de la tecnología. Facilitar el acceso a la información que requieren.

3º ¿Cómo saber si mejoraron? Aquí es clave un sistema de evaluación confiable y una base de datos que permita al maestro y a la institución educativa, tomar decisiones oportunas y adecuadas.

4º Cuando ya aprendieron: ahora qué queremos, ¿hacia dónde avanzamos? Para lograr este cometido ayuda mucho no sólo el conocimiento del potencial del alumno, sino conocer también su plan de mejora personal, para orientarlo en el logro de sus metas y aspiraciones.

Finalmente, si la meta es el aprendizaje de los alumnos, el siguiente paso es trabajar juntos el trabajo colaborativo es fundamental, por cuanto es lo que permite superar dificultades. Una reunión mensual de coordinación, nunca mejora en nada la educación. Trabajar juntos implica un plan de acción conjunto. El trabajo colaborativo por sí solo no resuelve, lo importante es trazarse metas, concordar procedimientos.

El trabajar juntos evita el ‘mejoramiento desordenado’. Debemos apuntar a tener claros los principios orientadores (visión, misión, propósitos). Poco o nada avanzaremos en esta perspectiva si no tenemos todos la convicción de que todos los alumnos pueden aprender.

¿Cómo enfrentan las dificultades del aprendizaje de los alumnos las escuelas exitosas? Adaptan los contenidos y los procedimientos a las características de los alumnos con mayor dificultad, orientan y tienen un plan de consejería a los padres de familia y llevan a cabo un entrenamiento especial a profesores. Usan adecuadamente la asistencia tecnológica.

Asimismo mantienen con frecuencia reuniones en la escuela por equipos especializados, ejecutan el plan de crecimiento institucional y promueven el proyecto personal de desarrollo (para profesores y alumnos)

Tener todos, en la institución educativa, el compromiso de garantizar el aprendizaje de los alumnos significará haber dado un salto cualitativo y cuantitativo en la calidad educativa de nuestra institución.