El contador de hoy

El contador de hoy

460
Compartir

Prof. Luis CastroPor: CPCC. Luis Fernando Castro Sucapuca, Contador Público Colegiado Certificado y docente de la Escuela Profesional de Contabilidad de la Universidad Católica San Pablo.

El 11 de setiembre de 1959 se emite la Ley N° 13253, conocida como la “Ley de Profesionalización del Contador Público”, es a raíz de esta norma se considera a nivel nacional como el “Día del Contador Público”. Esta primera norma en su artículo 4° señala que corresponde al Contador Público, “efectuar y autorizar toda clase de balances, peritajes, tasaciones de su especialidad, operaciones de auditoría y estudios contables con fines judiciales y administrativos”, está demás decir que este dispositivo obliga a los comerciantes a llevar sus libros de contabilidad con la participación de Contadores Públicos titulados, al modificar el artículo 35° del Código de Comercio de 1902.

Sin embargo, es necesario preguntarnos si ¿es importante y necesaria la participación de un contador público en la empresa? La respuesta es sí, la preparación que tiene este profesional le permite ser determinante en el crecimiento y desarrollo empresarial, al brindar a la empresa información oportuna de la situación económica, financiera, tributaria, laboral, costos, y de toda la parte operativa del negocio, una mala información o desinformación podría ocasionar la quiebra de una empresa. Por tanto, la constante preparación y actualización del contador público es parte del trabajo diario.

Pero lo que vemos en la realidad es algo muy distinto, los comerciantes asumen que la única labor del contador es preparar información tributaria y lo peor es que algunos profesionales contables nos hemos creído esto y empezamos a pensar que la tributación lo es todo, pero ¿los regímenes tributarios determinan la Contabilidad? Definitivamente no, la contabilidad no sólo es Impuesto a la Renta o Impuesto General a las Ventas o llevar los libros y registros contables que estos regímenes nos determinan o conminan elaborar.

Entonces ¿los contadores estamos perdiendo nuestra razón de ser con las normas tributarias?, Lamentablemente sí.  La presión tributaria que se ejerce sobre las empresas nos ha llevado a pensar que esta debe ser nuestra única especialidad, por ejemplo, algunos hemos asumimos que los únicos libros y registros contables que deben llevar los comerciantes, son los que establecen las normas tributarias, olvidándonos que el vigente Código de Comercio establece los “Libros Obligatorios” que los comerciantes “deben” llevar.

También está, por otro lado, los datos que creemos se deben considerar en los registros contables y la frase “sólo lo que tributariamente se acepta”, se ha apoderado de nuestro léxico contable, nos olvidamos que la contabilidad de la empresa debe reflejar detalladamente el reconocimiento contable de los “hechos económicos” y el registro contable “no está supeditado a la existencia de un documento formal”, tal como lo señala las disposiciones generales del Plan Contable General Empresarial vigente.

La Contabilidad hoy es mucho más que solo datos para determinar un impuesto, la correcta contabilización de hechos económicos, las estimaciones contables o los juicios que el contador debe hacer en distintas operaciones económicas, son nuestro nuevo reto, quitar de nuestra mente que sólo las normas tributarias nos señalan el camino contable debe ser reemplazado por conocer y aplicar las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), los estados financieros ya traspasaron nuestras fronteras, pensar en una Contabilidad Tributaria es un retroceso para nuestra profesión.

En efecto conocer y aplicar las Normas Internacionales de Información Financiera ahora son nuestro objetivo, parte de los retos que nos ofrece la profesión, aunque algunos piensen que estas normas son sólo para las grandes empresas, debemos recordar que existen NIIF para pequeñas y medianas empresas (PYMES) y NIIF para microempresas, entonces nos corresponde la aplicación de estos estándares para todo efecto contable y para todo tamaño de empresa.

A modo de reflexión podemos decir que la Contabilidad nos ofrece muchas satisfacciones y retos, es una profesión dinámica y de avance constante. El contador en una empresa es una pieza clave para el desarrollo y crecimiento del negocio, nuestra preparación constante y de calidad nos auguran un futuro de engrandecimiento profesional, el país requiere de nuestro profesionalismo y con ello hacer lo que nuestro himno pregona: “Tú escribes y resumes la historia de la empresa de ayer y hoy”.