Expectativas para este nuevo año académico escolar 2015

Expectativas para este nuevo año académico escolar 2015

10411
Compartir

Por: Mg. Jorge Pacheco Tejada, decano de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Católica San Pablo

Esta semana se inició el año escolar. Los padres de familia debemos conocer las orientaciones que da el Ministerio de Educación para tener un criterio unánime con los profesores de nuestros hijos y exigirles y/o apoyarlos en su tarea educativa  y hacer en casa otro tanto ´para no disociar el esfuerzo que tiene que ser, repito, ‘unánime’.

La RM 556 del 15 de diciembre último aprobó las “Normas y orientaciones para el desarrollo del año escolar 2015 en la educación básica”. No olvidemos que por ley, el Ministerio de Educación tiene la misión de definir, dirigir y articular la política de la educación peruana, para garantizar las condiciones de calidad del servicio educativo.

Esta norma alcanza a todas las instituciones educativas de educación básica y es importante que los padres de familia sepan qué es lo que el Ministerio de Educación plantea y norma a las instituciones educativas del Perú.

Hoy quiero referirme a lo que se establece en las disposiciones generales. El principal mandato está referido a tres aspectos: Garantizar el aprendizaje, atender la formación integral de calidad y lograr una convivencia sana, segura y acogedora.

Un ligero comentario al respecto: Lo primero que me llamó la atención es que usan el término ‘mandato’ es decir una orden que exige cumplimiento. No es una sugerencia sino un mandato así imperativo. Los directores y profesores están obligados a cumplir esas tres cosas: El aprendizaje, la formación integral y la convivencia.

Hoy casi todos los países que se plantean con seriedad la educación, enfatizan el aprendizaje como el objetivo básico y primordial. Eso está muy bien. Luego que haya un interés marcado por la formación integral de calidad me parece oportuno si queremos que la educación esté centrada en la persona humana. El tercer elemento es la condición básica para el aprendizaje y la formación, es el clima institucional, el trato que deben recibir nuestros hijos y la relación que debe establecerse en la escuela para que la convivencia sea sana segura, inclusiva y acogedora.

Estos tres elementos que constituye el mandato de la escuela debieran ser asumidos también por los padres de familia. De modo que este esfuerzo conjunto entre la escuela y la familia garantice una formación adecuada para nuestros hijos.

Las disposiciones generales, para garantizar este mandato, establecen cuatro prioridades: Mejorar la calidad del aprendizaje, revalorar la carrera docente, cerrar la brecha en infraestructura educativa y modernizar y fortalecer la gestión educativa.

Lo primero que quiero comentar al respecto es que estas prioridades son concordantes con el Proyecto Educativo Nacional que fue un esfuerzo de plantear retos y prioridades a la educación peruana, más allá de las políticas de los gobiernos de turno y que se fijan objetivos a largo alcance.

Cuando se habla de Mejorar la calidad del aprendizaje. Significa que para nuestro sistema educativo el aprendizaje es el foco de atención. Para lo cual el estado debe garantizar igualdad de oportunidades para que los estudiantes desarrollen al máximo su potencial. Esto se logrará si en cada escuela los profesores tienen un soporte pedagógico, un acompañamiento que los oriente en su labor. La jornada escolar completa que se implementará en un millar de colegios a nivel nacional tienen este objetivo: dar mejores condiciones para el aprendizaje escolar.

Respecto a la revalorización de la carrera docente, el documento indica que debe darse oportunidades de desarrollo profesional así como condiciones laborales óptimas. No debe descuidarse el bienestar del maestro. Se dice que una escuela es tan buena como sus maestros y directores; entonces, tanto en el ámbito estatal como privado, debe atenderse esas dos dimensiones básicas: la capacitación y la remuneración para los maestros.

La tercera prioridad está referida al cierre de la brecha de infraestructura educativa. A nivel estatal el Ministerio de Educación se compromete a utilizar los mecanismos para gestionar mejor la inversión del Programa Nacional de Infraestructura Educativa. Pero, en general, tanto los colegios públicos como los privados deben atender las deficiencias en infraestructura. En el Perú todos tienen derecho a locales educativos modernos y bien implementados.

La cuarta prioridad se refiere a la modernización y fortalecimiento de la gestión educativa. Al respecto se tiene que hacer grandes esfuerzos por lograr una gestión ágil, eficiente y descentralizada. Me parece oportuno que se diga que la gestión educativa debe estar orientada a resultados y que se establezcan compromisos de desempeño en cada instancia, llámese I.E, UGEL GREA o ME.

Finalmente las disposiciones generales vuelven a mencionar los 8 compromisos que desde el 2014 se planea a los maestros peruanos: Progreso anual de los aprendizajes de todos los estudiantes, retención anual e interanual de estudiantes, cumplimiento de la calendarización planificada por la I.E., uso pedagógico del tiempo en las sesiones de aprendizaje, uso de herramientas pedagógicas por los profesores durante las sesiones de aprendizaje, uso de materiales y recursos educativos durante las sesiones de aprendizaje, gestión del clima escolar e implementación del Plan Anual de Trabajo con participación de la comunidad educativa.

Estos compromisos de gestión escolar son de obligatorio cumplimiento para todas las instituciones educativas públicas y en lo que corresponda, para las privadas.

Por lo tanto, cada I.E. debe proponerse metas para cada uno de los indicadores. Esto les permitirá tomar decisiones, intervenir y mejorar los aprendizajes.

Al director y su equipo directivo les corresponde liderar la gestión para alcanzar estos compromisos.

El reto está planteado. Debemos iniciar este nuevo año escolar con ánimo redoblado y con la esperanza de que los esfuerzos que hagamos en relación al mandato, a las 4 prioridades y a los 8 compromisos rendirá su fruto: Una educación peruana de calidad. Animemos a nuestros hijos a iniciar el año escolar con entusiasmo y dedicación.