Inflación: El otro efecto de la falta de previsión*

Inflación: El otro efecto de la falta de previsión*

775
Compartir
Foto: Visión Tv

german-chavezPor: Dr. Germán Chávez Contreras. rector de la Universidad Católica San Pabloeconomista y doctor en Ciencias Sociales.

La inflación es uno de los graves problemas de la economía. En otras épocas este problema fue lo suficientemente severo que llegó a cifras ahora inimaginables. Efectivamente, en la segunda mitad de la década de los 80s, la inflación anual cerraba con cuatro dígitos. Así, en 1989 fue 3 398% y el año 1990 (año de cambio de gobierno), alcanzó la increíble cifra de 7 481%.

En economía podemos explicar la inflación a partir de sus generadores, que pueden ser por oferta o por demanda, en tanto sean los productores (ofertantes) o compradores (demandantes) respectivamente, los que den lugar al incremento de los precios en el mercado.

La inflación por oferta se debe a factores que afectan a los productores en general. Como ejemplo tenemos los costos de transporte, el costo de materias primas importadas, el incremento remunerativo, etc. La inflación por oferta suele ser de corta duración y termina cuando los factores que afectan la producción también concluyen. Por otro lado, la inflación por demanda suele ser de mayor duración. Se da por el cambio en las expectativas de consumo en las personas y familias, por especulación inflacionaria, por movimientos migratorios importantes, etc.

Si bien es cierto que durante las últimas semanas hemos observado un incremento en el precio de algunos servicios y productos como el transporte, los alimentos perecibles de la selva o de las zonas altas, esto se debe a los fenómenos naturales que han destruido la producción agrícola y han afectado seriamente las carreteras de penetración, dificultando el traslado de productos hacia los centros de comercialización. Este comportamiento genera escasez en los mercados urbanos, con resultados inflacionarios. Por tener su origen en la oferta, podemos esperar que esta inflación será de corta duración. Sin embargo, al tratarse de fenómenos naturales repetitivos, el problema pasa a ser la falta de previsión.

La falta de previsión para enfrentar los fenómenos naturales, tiene efectos negativos generalizados, pues el impacto va más allá de viviendas destruidas, carreteras inhabilitadas y cosechas perdidas. La falta de previsión hace que colapsen los procesos de una economía de mercado como la que tenemos, con poca presencia del Estado, y se generen problemas económicos como la inflación, el desempleo y/o la recesión; causando sufrimiento en las comunidades más humildes y menos protegidas.

No debemos olvidar que es más barato prevenir que reparar y cuando hablamos de personas, familias y comunidades enteras, la previsión debe tomarse con seriedad, con responsabilidad y compromiso; no solo por el Estado, sino por cada uno de nosotros, entendiendo que la solidaridad es un valor humano y social que nace de la sensibilidad por la realidad de nuestros hermanos que sufren.

*Artículo publicado en el diario Sin Fronteras el 10 de febrero de 2017.