Innovación, emprendimiento y financimiento a las ideas destructivamente creativas

Innovación, emprendimiento y financimiento a las ideas destructivamente creativas

1234
Compartir
Foto: manuelgross.bligoo.com

Sr. José CárdenasPor: Dr. José Manuel Cárdenas Medina, docente de la Escuela Profesional de Ingeniería Industrial de la Universidad Católica San Pablo y  coordinador general del congreso internacional Innotransfer 2016.

Ya pasaron algunos años desde que las empresas tradicionales comenzaron a ver posibilidades de quebrar paradigmas en cuanto a sus procesos de manufactura o producción de servicios. Y pasaron algunos menos años para que los nativos de Internet, la “generación Y” e incluso los millennials nos dieran muestras de que los negocios pueden ser disruptivos al extremo de no necesitar moldes empresariales para comenzar a ser económicamente rentables en el corto plazo; lógicamente no estoy haciendo referencia solamente a las startups, sino también a negocios tradicionales que atendieron a necesidades puntuales del entorno de estos jóvenes.

Lo mas impactante de todo ese proceso fue que sucedió en forma paralela al clamor por “innovar o morir”, proveniente de una gran masa de empresas que se sintieron forzadas a aceptar que se atraviesa una cuarta revolución industrial; en la cual el cliente está en posesión inminente de derechos y sabe como utilizarlos. Y, esto es impactante, porque paradójicamente, las empresas tradicionales tienen más para aprender de los negocios nacientes (generalmente ideados por jóvenes) que lo que pueden enseñar sobre buenas prácticas de negocio; por lo menos en cuestión de marketing y posicionamiento en la mente del consumidor, en un entorno donde el conocimiento se hace viral y los productos que mas venden están relacionados con algún meme.

En este escenario, algunas empresas tradicionales ya asumieron el reto de gestar innovadores y generar políticas de gestión de conocimiento que faciliten el proceso de innovar y en algunos casos, crear. Una de estas políticas fue llamada spin-off, un modelo calcado de empresas europeas que decidieron apostar por incubar dentro de su esquema productivo a sub-empresas, formadas por su propio personal, que podrían o no, compartir el rubro de la empresa originaria. Este modelo de incubación se proyectó a las pequeñas empresas proveedoras de las empresas grandes, de manera que estas pymes comenzaron a desarrollar su propio modelo de spin-off y con ello aumentaron la probabilidad de generar ideas disruptivas a partir las interacciones como proveedores de empresas grandes y como comerciantes que entienden al consumidor final.

Sin embargo, retomando el punto inicial, los emprendedores, decía Joseph Schumpeter -considerado el padre de la innovación- son “superhombres que no pueden ser abatidos por fuerzas humanas hasta alcanzar sus objetivos”. Y aunque pueden ser difíciles de encontrar, esto sólo es el primer problema, lo siguiente es que necesitan financiamiento para desarrollar ideas que impacten a la sociedad y generar empleos y lo tercero es que se desarrollen economías de escala para acoger a estos emprendedores. Estos tres puntos serán los principales temas de discusión en el congreso Innotransfer 2016 en el campus Salaverry de la Universidad Católica San Pablo del 12 al 14 de octubre.

Sobre la búsqueda de emprendedores aun no se tiene mucha literatura o casos de éxito, pero la estrategia sugerida es no ir atrás de las mariposas sino construir jardines y esperar que vengan, considerando que los jardines son las incubadoras y semilleros que existen. Sobre la etapa de financiamiento es que hubieron avances significativos, principalmente en estrategias para atraer inversionistas y capitales externos, aunque queremos dar un énfasis especial al modelo crowdfunding que consiste en mostrar productos o servicios nuevos que serán financiados con aportes pequeños realizados por multitudes de personas.

Claramente se necesita de mucha investigación y compartir conocimiento con especialistas en incubación, financiamiento y gestión de la innovación. El desafío es grande, pero pretendemos iniciar este diálogo buscando el desarrollo de herramientas que apoyen a estos tres pilares de la innovación