La realidad de los sectores comercio y servicios*

La realidad de los sectores comercio y servicios*

81
Compartir
Foto: Agraria.pe /Promperú

german-chavezPor: Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la Universidad Católica San Pabloeconomista y doctor en Ciencias Sociales.

Es común escuchar que el Perú es un país minero por su riqueza en minerales metálicos en el sur, centro y norte del país. Es también común escuchar comentarios similares en cuanto a la economía de la región Arequipa. Estas afirmaciones, sin embargo, no son del todo exactas.

Efectivamente, si evaluamos la economía por el lado de las exportaciones, qué duda cabe de que tanto el país como la región, destacan fuertemente por sus exportaciones tradicionales, provenientes de los sectores extractivos, especialmente minero, y que el comportamiento de los niveles de la exportación del sector (especialmente cobre, molibdeno, oro, plata, zinc), determina el saldo de la balanza comercial (exportaciones menos importaciones) y de la balanza en cuenta corriente (mercancías, servicios y transferencias unilaterales).

Pero si evaluamos la economía por el lado de la mayor participación en el Producto Bruto Interno (PBI) y de la importancia en la generación de empleo, nos daremos rápida cuenta, de que son los sectores comercio y servicios los que toman la mayor relevancia en las economías, tanto nacional, como regional.

Los sectores comercio y servicios durante el primer trimestre del año 2018, explicaron el 53.0% del PBI (el sector minero participa tan solo con el 12.5% del PBI). Vistos por el lado de la generación de empleo, estos sectores concentran el 58.0% de la Población Económicamente Activa Ocupada (PEAO), mientras que los sectores extractivos juntos (minería, pesca y agricultura), explican tan solo el 26.5% del empleo (PEAO).

Podríamos decir entonces que, tanto a nivel nacional como regional, la economía tiene acento en estos dos sectores y que salvo el turismo (llamado la industria sin chimenea), no son sectores de transformación (industria), ni de extracción.

Si revisamos la estructura productiva de los Estados Unidos de Norteamérica (uno de nuestros principales socios comerciales), veremos que no es muy diferente a la nacional. En Estados Unidos los sectores comercio y servicios explican el 75.0% del PBI y el 68.0% del empleo (PEAO). ¿Dónde está la diferencia entonces? La gran diferencia está en que, en el Perú, el 60% de la producción y el 72% del empleo, están en la informalidad, con una mínima productividad, bajas remuneraciones y concentran importantes bolsones de pobreza; mientras que en Estados Unidos, la informalidad es mínima y los servicios son altamente calificados y de elevada productividad, como banca (la más importante del mundo), seguros, educación, investigación, turismo, etc., consecuentemente bien remunerados.

Es preciso insistir en que la informalidad es uno de los graves problemas de nuestra sociedad y que urge un programa para reducirla, si queremos realmente combatir la pobreza y generar empleo que permita a las personas contar con espacios de realización profesional y humana.

*Artículo publicado en el diario Sin Fronteras, el 22 de junio de 2018.