Los silencios del mensaje presidencial

Los silencios del mensaje presidencial

128
Compartir
Foto: Perú 21

Carlos TimanáPor: Carlos Timaná Kure, politólogo y director del Centro de Gobierno José Luis Bustamante y Rivero de la Universidad Católica San Pablo.

El pasado viernes 28 de julio el Presidente Pedro Pablo Kuzcynski realizó el mensaje a la Nación ante el Congreso de la República tras su primer año de gobierno, la expectativa en este tipo de ritual civil-político sigue siendo grande en el país, a pesar de la desafección que ha sufrido el presidente-economista en la percepción ciudadana, debido en gran medida a la inacción ante los problemas del país y el letargo en el crecimiento económico.

En términos generales, el discurso fue congruente con el estilo que ha manejado el Presidente desde la campaña: técnico, pragmático y algo emotivo con un toque “cachoso”. Señalaría como primer punto importante el mea culpa que realizó ante los pocos logros alcanzados en estos primeros 12 meses de gobierno, para ser honestos en el caso peruano si el presidente no mete tanto la pata como lo hizo Alan García en su primer gobierno, ya es un logro histórico y uno puede respirar tranquilo, pero la gente quiere más y con razón.

El Presidente señaló que la atención a los daños generados por el fenómeno de El Niño costero y las consecuencias del escándalo de corrupción Lava Jato fueron las principales causas para no lograr los resultados esperados en la reactivación de la economía; al mismo tiempo, indicó que con el destrabe de la construcción de la línea 2 del metro de Lima, la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez y el gasoducto sur peruano se recuperaría la senda de crecimiento gracias a la recuperación de la inversión.

Luego de señalar las iniciativas que adelantará en cada una de las carteras, destaco dos que me parecieron positivas: la ratificación a los profesores del aumento del 16% para 2018 y de otro 16% para 2019; si bien es lejano al 100% demandado por los maestros, es una noticia bastante positiva y la nueva inversión en materia penitencial, para atender el hacinamiento carcelario, así como evitar que las cárceles sigan siendo escuelas doctorales en vanguardia criminal.

Siguiendo el interesante análisis de Cristina Quiñones titulado Las (PPK)causas del Presidente: Análisis psicológico del mensaje presidencial en Fiestas Patrias, la autora que desde la psicología social y su experiencia en análisis de discursos de consumo postula: “Somos más de lo que decimos…somos también lo que NO nos atrevemos a decir” y creo que sobre esto gravitan bastantes de las reacciones que han seguido al discurso, lo que permite comprender mejor la situación sectorial y algunas medidas que podrían ayudar al gobierno para lo que viene.

El silencio presidencial en materia de salud muestra que el problema es tan estructural que no sabe con claridad que sería factible poder hacer para tomar el toro por los cuernos. Si bien en materia de seguridad brindó una iniciativa que es necesaria, como el tener más y mejores prisiones, el Ejecutivo sabe que no puede hacer frente al gran atasco que hay en el Poder Judicial, por la sencilla razón de que este no es de su competencia.

Pero si bien es poco lo que se puede hacer en 5 años para atender todos los problemas estructurales, es necesario comenzar la tarea y para ello se necesitan iniciativas audaces. Los 5 proyectos de ley presentados por el Presidente son interesantes, bien intencionados y hasta necesarios, pero algunos analistas señalan que 4 de ellos ya venían siendo trabajados en diversas iniciativas de congresistas de distintas bancadas en la legislatura anterior.

Esto hace presagiar que la inercia al piloto automático sigue encendida en el Gobierno y es necesario apagarla y virar el rumbo. Es preciso mejorar lo que no está funcionando o, de lo contrario, la gestión de PPK podría convertirse en la postal de la celebración del bicentenario que todos querrán olvidar.