No debemos perder otro año*

No debemos perder otro año*

338
Compartir
Imagen: El Comercio.

german-chavezPor: Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la Universidad Católica San Pabloeconomista y doctor en Ciencias Sociales.

La situación política no deja de preocuparnos, al ser ciudadanos de un país que no termina de enrumbar acciones para retomar el crecimiento que nos permita reducir la pobreza, mejorar los indicadores de desarrollo humano; y generar las fuentes de trabajo para albergar a los más de 400 mil nuevos integrantes de la Población Económicamente Activa (PEA) que buscan insertarse en el mercado laboral.

Y es que no debemos desaprovechar un momento en el que las principales economías del mundo muestran interesantes escenarios de crecimiento, especialmente los países más poderosos que presentan para 2018, tasas de crecimiento por encima del 2.0%. La India lidera con un crecimiento de 7.7%, mientras que la China, en su nuevo normal, crecerá muy cerca del 6.0%. El promedio estimado para el mundo es del orden del 2.7% mientras que Estados Unidos crecería muy cercano al 2.5%, una tasa muy significativa para la primera economía del mundo, que tiene un Producto Bruto Interno de más de 20 trillones de dólares (unas cien veces el PBI del Perú). Sin embargo, hay economías que no la pasarán muy bien el 2018, como Venezuela que además de manejar una fuerte inflación, se estima que tendrá una contracción en su PBI del –11.9%.

En momentos en que las economías más grandes del mundo presentan un dinamismo interesante y cuando los precios de los metales que exportamos se incrementaron aproximadamente en 30% durante 2017, manteniéndose la tendencia para el presente año; parece de ciencia ficción, el desentendimiento y despropósito político que vivimos y que hace parecer que a nuestros políticos poco les interesa unir fuerzas para aprovechar la coyuntura mundial e iniciar un proceso de recuperación económica.

En cuanto se instaló el nuevo gabinete ya se barajaba en el Congreso un nuevo pedido de vacancia y se presentaron denuncias en contra de algunos ministros de Estado. Más allá del quehacer político, esto nos expondrá a un mayor riesgo-país, encareciendo el costo financiero y desmotivando la inversión privada, precisamente cuando empezaba a mostrar comportamientos favorables.

No podemos perder otro año. Recordemos que los pronósticos de crecimiento para el año diario , en diciembre del 2016, eran del orden del 4.0% al 4.5% y por situaciones ajenas a nuestra voluntad (fenómeno del niño costero) y otras creadas (caso Lava Jato y la vacancia presidencial), terminamos con un magro crecimiento del 2.7%. Con este comportamiento de la economía, damos marcha atrás en la reducción de la pobreza, no generamos las suficientes fuentes de trabajo para la juventud y no se crean las condiciones para lograr un crecimiento sostenido con diversificación de la producción y con mayor productividad.

*Artículo publicado en la columna Economía en serio del diario Sin Fronteras, el 12 de enero de 2018.