Tacna a los 90 años de su reincorporación a la heredad nacional

Tacna a los 90 años de su reincorporación a la heredad nacional

210
Compartir
Foto: Gobierno Regional de Tacna.

UploadFotoPathLic. Ben Yúsef Paul Yábar Vega, egresado de la Maestría en Historia de la Universidad Católica San Pablo.

Si bien Tacna no celebra una fecha de fundación o creación de la ciudad, pues se configuró como una reducción de indios, durante las reformas toledanas y donde las fechas hoy son imprecisas, lo cierto es que Tacna fue desarrollándose a lo largo de una calle, hoy denominada calle Zela, como se estipulaba en las reducciones de indios del virreinato peruano.

Tacna desde la segunda mitad del siglo XVI formaba parte del eje comercial Arica-Alto Perú. Era un paso obligado en esta ruta, principalmente para el descanso y para poder provisionarse de forraje para las recuas. El punto de inflexión del desarrollo de la ciudad correspondió a los inicios del siglo XVIII, cuando el aparato administrativo virreinal y la élite ariqueña se trasladan a Tacna y paulatinamente se inicia el crecimiento de Tacna.

Sin embargo, Tacna no se explica sin Arica y Arica no puede explicarse sin Tacna, siempre han sido dos espacios geográficos conformantes de un espacio regional más amplio y llamado según Rosenblitt como el espacio tacno-ariqueño, donde ambas localidades en base al comercio como actividad económica principal consolidaron una región económica por lo menos hasta 1879 como una sola entidad.

1811 y 1813 son para Tacna, dos años importantes, ya que el pueblo se alzó contra la dominación española, siguiendo la corriente separatista que provenía de las provincias del Río de la Plata y donde emergen los primeros símbolos de Tacna como lo es Francisco Antonio de Zela y Manuel Calderón de la Barca. Tacna desde los primeros años de las guerras de emancipación abrazó la causa patriótica. Y es por estas acciones y por el impulso que le dio uno de sus más egregios hijos, el religioso Francisco de Paula González Vigil, que la ciudad de Tacna en el año de 1828 será elevada a ciudad y denominada “heroica” por los servicios prestados a la patria.

El 1880, sería un año fatídico para Tacna y también para todo el extremo sur peruano. El departamento de Tarapacá se perdería de forma definitiva y gran parte del departamento de Tacna, que incluía las provincias de Tacna y Arica, pasaría provisionalmente a ser parte de la república de Chile por un periodo de diez años, que luego se extendería por casi 50 años, y cuyo desenlace sería la permanencia definitiva de la provincia de Arica bajo la soberanía chilena y el regreso de Tacna a la heredad nacional, un 28 de agosto de 1929, por ello en este día se celebra la reincorporación de Tacna a la soberanía peruana.

Los casi cincuenta años del denominado “cautiverio”, marco a Tacna y a sus pobladores con heroísmo en su afán de mantener su lealtad a la patria. Este periodo estuvo marcado por persecuciones, deportaciones, desapariciones y asesinatos de patriotas tacneños muchos de ellos anónimos. Debemos recordar la gran actividad patriótica desarrollada por Lastenia Rejas, Federico y José María Barreto, Roberto Freyre Arias, Rómulo Cúneo Vidal, Víctor González Mantilla, Modesto Molina entre otros, hijos de Arica y Tacna que procuraron mantener ese “fuego sagrado” que significaba ser peruano.

Hoy a los 90 años de la reincorporación de Tacna a la heredad nacional, Tacna se constituye en un ejemplo de peruanidad y patriotismo para las nuevas generaciones, para que actúen siempre teniendo presente a la patria.