Un nuevo pacto educativo para el cuidado de la creación

Un nuevo pacto educativo para el cuidado de la creación

198
Compartir
Imagen: Internet.

Jorge Pacheco recortadaPor: Dr. Jorge Pacheco Tejada, director del Departamento de Educación de la Universidad Católica San Pablo.

El tema del cuidado ambiental, nos convoca a todos. Es un tema educativo, porque tenemos la obligación de dar información veraz y oportuna y el deber moral de formar una conducta ética al respecto. Es por tanto una obligación tanto de la familia como de la escuela formar adecuadamente la conciencia en nuestros hijos y alumnos para que entre todos cuidemos la casa común.

“Reconstruir el Pacto educativo global”: es el tema del evento mundial, previsto para mayo del 2020, promovido por el Papa Francisco, con el objetivo de “reavivar el compromiso por y con las jóvenes generaciones, renovando la pasión por una educación más abierta e incluyente, capaz de la escucha paciente, del diálogo constructivo y de la mutua comprensión”.

El Papa se dirige a quienes trabajan en el campo educativo y de la investigación y a las personalidades públicas que a nivel mundial ocupan cargos de responsabilidad y se preocupan por el futuro de las nuevas generaciones, instándolos a “promover juntos y a impulsar, a través de un pacto educativo común, aquellas dinámicas que dan sentido a la historia y la transforman de modo positivo”.

Tenemos que ser muy creativos para influir de modo positivo en los estilos de vida que inconscientemente hemos ido conformando y que destruyen la ecología, malogran el medio ambiente, depredan la naturaleza y afectan la vida. Tenemos que sentirnos todos responsables en la construcción del futuro del planeta.

El Papa es consciente que es a través de la educación que se puede hacer madurar nuevas actitudes y comportamientos de manera que todos estemos comprometidos en la construcción de una sociedad más respetuosa de lo que hemos recibido de manera gratuita y amorosa de parte del Creador.

“Hoy más que nunca, recuerda el Pontífice, es necesario unir los esfuerzos por una alianza educativa amplia para formar personas maduras, capaces de superar fragmentaciones y contraposiciones y reconstruir el tejido de las relaciones por una humanidad más fraterna”. Una alianza, explica Francisco, “entre los habitantes de la Tierra y la casa común, a la que debemos cuidado y respeto. Una alianza que suscite paz, justicia y acogida entre todos los pueblos, como también de diálogo entre las religiones”.

Una educación que afronte la rapidación. el Papa usa este término para referirse a los cambios continuos, profundos y rápidos que afectan al ser humano, que encarcela la existencia en el vórtice de la velocidad tecnológica y digital, cambiando continuamente.

Cada cambio, precisa el Santo Padre, necesita un camino educativo que involucre a todos. Para ello – agrega –  se requiere que la educación comparta el compromiso por generar una red de relaciones humanas sin discriminación.

“Una educación, dirá el Papa, que sea portadora de una alianza entre todos los componentes de la persona: entre el estudio y la vida; entre las generaciones; entre los docentes, los estudiantes, las familias y la sociedad civil con sus expresiones intelectuales, científicas, artísticas, deportivas, políticas, económicas y solidarias”.

Para alcanzar estos objetivos globales, el Papa indica tres pasos importantes: valentía de colocar a la persona en el centro”. Para esto se requiere firmar un pacto que anime los procesos educativos formales e informales, que no pueden ignorar que todo en el mundo está íntimamente conectado y que se necesita encontrar – a partir de una sana antropología – otros modos de entender la economía, la política, el crecimiento y el progreso”. En segundo lugar “la valentía de invertir las mejores energías” con creatividad y responsabilidad. Y finalmente, en tercer lugar valentía de formar personas disponibles que se pongan al servicio de la comunidad” porque “el servicio es un pilar de la cultura del encuentro”, tenemos que educar para que nuestros niños y jóvenes se sitúen siempre “al lado de los más necesitados”.