Club de Robótica de la UCSP, el lugar escogido para hacer un...

Club de Robótica de la UCSP, el lugar escogido para hacer un sueño realidad

1074
Compartir
Odrick junto a su mamá y los miembros del Club de Robótica de la UCSP, de la Fundación Art Atlas y las alumnas del colegio Prescott.

Cuando al pequeño Odrick Abarca Huamán, le preguntan qué quiere ser de grande, él no duda un instante y responde: “Ingeniero de robots”. Igual de seguro es para afrontar las pruebas que la vida le ha puesto en sus cortos 8 años, entre ellas un tumor de Wilms (cáncer renal).  Ello no ha menguado las ganas de Odrick de construir robots y su sueño lo ha empezado a hacer realidad en el Club de Robótica de la Universidad Católica San Pablo (UCSP).

Odrick tiene 8 años de edad y desde hace 2 afronta un cáncer renal.
Odrick tiene 8 años de edad y desde hace 2 afronta un cáncer renal.

Odrick se incorporó al Club de Robótica de la UCSP hace una semana y en cuanto llegó empezó a hacer una de las cosas que más le gusta: armar robots. “Este era su sueño”, dice su mamá. Él llegó hasta la UCSP gracias a la Fundación Art Atlas, y su programa para que niños con cáncer hagan realidad su sueño de ser profesionales por un día.  En su caso, ese día se extenderá a un año, pues la Universidad le ha otorgado una beca para que estudie en su Club de Robótica.

Me gusta mucho armar cosas. Tengo un leguito simple con el que diseñaba mis juguetes. Yo no sabía que había un lugar donde aprender a hacer robots, es la primera vez que vengo aquí (Club de Robótica de la UCSP) y estoy muy contento porque me han hecho una bonita bienvenida y ya armé y programé mi primer un robot”, dice Odrick.

Igual de emocionada estaba su mamá, Ana María Huamán Béjar. Ella dice que su hijo es un niño curioso, con mucha habilidad para construir cosas, y muy preguntón. “A Odrick le gustan mucho los documentales, en uno de esos vio sobre la robótica y de allí no ha parado con el tema de los robots”, cuenta. Su pequeño estaba como “pez en el agua” en medio de las piezas, herramientas, circuitos y computadoras que se requieren para armar y operar un robot.

Odrick es un pequeño guerrero y un apasionado por la robótica.
Odrick es un pequeño guerrero y un apasionado por la robótica.

“Odrick me ha enseñado y contagiado su fortaleza y paciencia para afrontar su mal. Hace dos años le detectaron el tumor, él ha pasado por operaciones y diversos tratamientos con radio y quimioterapia. Es un niño con mucha fe. Él está superando este mal, ahora está en la fase de controles”, comenta la señora Ana María, quien ha tenido que mudarse de Juliaca a Arequipa junto a su familia por la salud de Odrick, el menor de sus tres hijos.

Odrick en sus clases del Club de Robótica de la UCSP
Odrick en sus clases del Club de Robótica de la UCSP

Tanto Odrick como su mamá pensaban que su visita al Club de Robótica de la UCSP sería solo por un día, pero fueron sorprendidos cuando les dijeron que estudiaría allí lo que resta del año. Así, por la tarde el pequeño se unió al grupo de estudiantes de 6 a 9 años (Nivel 1) con los que está aprendiendo los fundamentos de la robótica. Deberá asistir cada sábado para seguir cumpliendo su sueño y seguir haciendo nuevos amigos.

“Para nosotros es una alegría recibir a Odrick y hacerlo parte de nuestro Club de Robótica, en el que podrá desarrollar su gusto por la tecnología y la matemática. La robótica es un buen medio para el desarrollo de muchas habilidades blandas como la creatividad, la resolución de problemas, el trabajo en equipo, entre otras”, indicó Liz Bernedo Flores, instructora del Club y antigua alumna de Ciencia de la Computación de la UCSP.

En su visita al Club de Robótica, Odrick también estuvo acompañado de Djali Zegarra Luna, directora de la Fundación Art Atlas, quien agradeció a la UCSP por acoger su iniciativa e hizo un llamado a otras instituciones para que puedan ser parte del programa y realizar el sueño de los niños que luchan contra el cáncer.

Odrick junto a las alumnas del colegio Prescott que le regalaron su primer kit de robótica.
Odrick junto a las alumnas del colegio Prescott que le regalaron su primer kit de robótica.

La directora de la fundación estuvo acompañada de un grupo de 6 alumnas del colegio Prescott. Ellas realizaron diversas actividades a fin de reunir fondos y lograron obsequiarle a Odrick su primer kit de robótica. Con este kit y lo que aprenderá en la UCSP, el pequeño ya está dando sus primeros pasos para llegar a ser el ingeniero de robots en que sueña convertirse.