Entrevista: “Una universidad que no investiga no es una universidad es una...

Entrevista: “Una universidad que no investiga no es una universidad es una academia”

2786
Compartir
El Dr. Adolfo Cazorla junto a docentes, investigadores y autoridades de la UCSP

El Dr. Adolfo Cazorla, director del Grupo de Investigación  en Planificación y Gestión Sostenible de Desarrollo Rural-Local de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) visitó la Universidad Católica San Pablo para participar en las Jornadas organizadas por la Dirección de Investigación, dada su amplia experiencia en este campo.  Brindó la charla “Hacia una universidad de investigación”.

Foto: Universidad Politécnica Salesiana de Ecuador
Foto: Universidad Politécnica Salesiana de Ecuador

El ponente invitado desarrolla su labor investigativa entre España, Estados Unidos y Perú. Es autor de una veintena de libros y artículos científicos, asimismo ocupó diversos cargos públicos, como la dirección general del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria en el Ministerio de Ciencia y Tecnología de España y fue consultor del Banco Interamericano de Desarrollo en 2011.

¿Qué deben hacer las universidades respecto a la investigación?

Primero se debe entender con claridad qué es investigación. Se cree que la investigación es el trabajo de unos cuántos en los laboratorios o que escriben proyectos. Las universidades de investigación no van en esa dirección. La investigación que en ellas se hace es pensando en las necesidades de la sociedad sean económicas, sociales, técnicas, humanísticas, ambientales, etc. La fuente de la investigación es  la misma sociedad.

Si el trabajo es bueno, lo lógico es que sea publicado en revistas de impacto científico e internacional. Todo ello se aplica a la docencia en pre y postgrado.

¿Un profesor universitario que no investiga es un docente incompleto?

Absolutamente, porque transmite conocimientos no actualizados. A veces desvinculamos la docencia de la investigación, pero está mal porque es esta la que nos permite brindar una doctrina viva. Además se precisa que la labor de los docentes sea publicada para que los alumnos la conozcan, y es que el prestigio de los docentes es un factor de atracción de nuevos estudiantes. Las universidades mundiales de primer nivel funcionan así y no son nada especiales.

¿Cuál es el nuevo perfil del docente universitario?

Tiene que hablar inglés, tener contactos internacionales con otras universidades e investigadores y haber hecho su tesis doctoral, si es posible, fuera del país. Eso es clave. Y es que el doctorado es el que realmente califica a un docente como investigador, porque hay un jurado que lo ha reconocido como tal, antes, está en camino de serlo.

Las comunidades universitarias están formadas en su mayoría por alumnos, ¿qué deben hacer ellos?

Deben ser inquietos intelectualmente. El universitario debe ser crítico en cuanto al conocimiento, tener una mentalidad analítica y creativa. Los docentes tienen que impulsarlos en ello. No deberían conformarse solo con su título, eso es pobre, tiene que plantearse el por qué de las cosas.

Les recomendaría que acaben su carrera del mejor modo, que detecten a sus mejores profesores, que aprovechen los conocimientos que les imparten y que procuren hacer una maestría en el extranjero.

¿Cuál sería el perjuicio si la Universidad no tiene a la investigación como uno de sus pilares?

Una universidad que no investiga no es una universidad, es una academia.  Debe entenderse que al realizar investigación se consigue una solución local con impacto global. Por ejemplo, estoy trabajando en un proyecto con las mujeres artesanas aymaras de Juli, Puno. Gracias a esta iniciativa hemos mejorado la calidad de vida  en la zona y se extrajo una investigación relevante que dio como fruto una tesis doctoral, publicaciones internacionales y lo desarrollado lo he enseñado a mis alumnos de doctorado.

¿Qué diferencias ha encontrado entre Perú y España?

Creo que aquí hace falta tomarse más en serio la investigación y que los docentes se involucren más en esta labor para mejorar las universidades y aportar soluciones a la sociedad. El dilema está en el porcentaje de profesores comprometidos con la investigación,  si no es mucho, el avance será menor. Hay que tener en cuenta las exigencias actuales, si no corres más que otros, retrocedes.

Perú ahora tiene un nivel económico mejor que muchos países de Europa y esta ventaja debería ser aprovechada para realizar más investigación. Por ejemplo, el proyecto que estoy desarrollando en Juli, perfectamente lo pudieron realizar investigadores nacionales desde hace mucho tiempo.

¿Ahora hay más apoyo para la investigación?

Sí, pero hay que estar en la cancha, salir a los campos para formar alianzas estratégicas con empresas o gobiernos para brindarles asesoría técnica o desarrollar proyectos de modo conjunto. Por ejemplo Arequipa precisa de un plan de infraestructura porque está colapsada, desde las universidades podría surgir una solución a este problema y mejorar la calidad de vida de las personas.