Innovación: Investigadores de la UCSP logran fabricar adoquines con ceniza volcánica

Innovación: Investigadores de la UCSP logran fabricar adoquines con ceniza volcánica

562
Compartir
Investigadores y tesistas mostrando los resultados de su trabajo.

Buscan patentar producto ya que es el primero en su tipo en Perú y el extranjero

Tras dos años de trabajo, investigadores de la Universidad Católica San Pablo (UCSP) lograron desarrollar un nuevo material en base a ceniza volcánica con el que han fabricado adoquines que cumplen con todas las propiedades para ser aplicados en construcciones. Esta es una innovación científica, pues es la primera vez que se desarrolla un producto de este tipo en nuestro país y el extranjero. Por este motivo, han iniciado el proceso para obtener una patente.

IMG_7346
Adoquín de ceniza volcánica tiene resistencia y durabilidad para ser aplicado en pavimentos.

Se trata de un geopolímero en base a ceniza del volcán Ubinas. Este es un nuevo material similar al cemento, pero mucho menos contaminante en su producción. De este modo, el equipo liderado por la Mgtr. Pamela Tupayachy Quispe, docente del Departamento de Ingeniería Industrial de la UCSP, ha aprovechado un producto considerado como un desecho contaminante para darle un nuevo uso con el que se pueden generar múltiples beneficios.

unnamed (1)
Investigador Jonathan Almiron (Izq).

Hemos hecho más de 700 probetas para establecer la metodología y procedimiento para producir este nuevo material que es amigable con el ambiente, pues a diferencia de los productos que utilizan cemento portland no genera gran cantidad de CO2, gas de efecto invernadero que causa el cambio climático, en su producción”, explicó el Mgtr. Jonathan Almirón Baca, investigador del proyecto y docente del Departamento de Ingeniería Civil de la UCSP.

Los nuevos adoquines han sido testeados a fin de comprobar su durabilidad y resistencia. Así cumplen con las condiciones establecidas en el Reglamento Nacional de Edificaciones, por ello, pueden ser usados en pavimentos para el paso de peatones, vehículos ligeros y pesados, contenedores e incluso para patios industriales. Como parte del proyecto también se evaluó su potencialidad comercial, resultando muy positiva.

IMG_7349
Muestras del material con el que se hizo el proyecto hasta obtener el adoquín.
Investigadora Pamela Tupayachi lideró el proyecto.
Investigadora Pamela Tupayachi lideró el proyecto.

“En el sur del Perú hay 12 volcanes, entonces hay gran cantidad de materia prima propia de la región, para fabricar estos nuevos adoquines. Este proyecto tiene las condiciones para ser industrializado. De lograrlo, se obtendría un producto ecológico, más barato que los adoquines que hay en el mercado, se generarían nuevos puestos de trabajo y se reduciría los impactos de la ceniza en las poblaciones aledañas a los volcanes”, comentó la Mgtr. Tupayachi Quispe.

La caracterización de la ceniza volcánica es otra innovación de este proyecto. Esta labor la encabezó el Lic. Fredy Apaza Choquehuayta, especialista del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico del Perú (Ingemmet). En el estudio que, por primera vez se hizo en el país, analizó la composición química y microestructural de la ceniza de los volcanes Ubinas, Sabancaya y Misti, los cuales están activos.

proyecto
Especialista del Ingemmet, Fredy Apaza, estuvo a cargo del recojo y caracterización de la ceniza volcánica.

“Fue una labor ardua porque se obtuvo muestras en distintos puntos de estos volcanes tanto en las bases, laderas y cráteres. Tras un año de trabajo logramos determinar que la composición de las cenizas de los tres volcanes es similar y que cuentan con las propiedades para ser usadas en la fabricación de geopolímeros. Para verificar nuestros resultados, hicimos pruebas en laboratorios de Perú, España, Francia y Brasil”, detalló el Lic. Apaza Choquehuayta.

Fruto de este proyecto se produjeron 5 tesis, 4 de pregrado y 1 de maestría. El estudio fue presentado en 2 congresos nacionales y 3 pasantías internacionales, entre otros logros académicos.

El proyecto fue financiado con fondos ganados en un concurso del CONCYTEC (Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica). Tuvo como entidades colaboradoras al Ingemmet y la Universidad Carlos III de Madrid, España. Asimismo, contó con el apoyo del Servicio Nacional de Aprendizaje Industrial de Brasil, la Universidad de Lille de Francia, la Universidad Nacional de Ingeniería y la Universidad Católica Santa María.

IMG_7851
Especialistas de la Universidad Carlos III de Madrid, España, Asunción Bautista y Francisco Velasco, durante la visita que realizaron a la UCSP.

Junto a los especialistas antes mencionados, el equipo de investigadores estuvo integrado por la Dra. Asunción Bautista y el Dr. Francisco Velasco de la Universidad Carlos III; José Orosco, Juan Camacho, Luis Pérez, Ángel Vela, Marcia Cárdenas, Henry Aragón y Marián Hermoza como tesistas; Maricielo Quillahuamán y Angela Gutiérrez como responsables administrativas, y la Mgtr. Rossibel Churata y la Dra. Evelyn Paredes como personal de apoyo.

Laboratorios del Instituto de Energía y Medio Ambiente
Integrantes del equipo de trabajo que logró esta innovación científica.