Kallpaturu, el proyecto que le saca la lengua al cáncer infantil

Kallpaturu, el proyecto que le saca la lengua al cáncer infantil

1336
Compartir

Verónica Salas, antigua alumna de la UCSP, impulsa una iniciativa que busca ayudar a las familias que viven de cerca esta enfermedad

“Sácale la lengua al cáncer”, es la frase que identifica al proyecto Kallpaturu, una iniciativa impulsada por Verónica Salas García, arequipeña e ingeniera industrial por la Universidad Católica San Pablo. Este proyecto consiste en ayudar a las familias, mediante el pintado de toritos de arcilla, a sobrellevar la enfermedad de sus seres queridos. Al mismo tiempo, la venta de estas artesanías ayuda también a familias de escasos recursos económicos que se encuentran en la misma situación.

Kallpaturu 2Kallpaturu, es una palabra compuesta que en quechua significa fuerza. “Es la fortaleza del toro protector”, explica Verónica, quien vive de cerca el proceso para enfrentar el cáncer de su pequeña hija. Un día una amiga suya le regaló un torito de Pucará para que lo pinte. Ella notó que pintar le acercaba a la meditación y le ayudaba a disipar sus pensamientos, entonces decidió replicar su experiencia.

En los pasillos de la Clínica Angloamericana de San Isidro, Lima, en menos de dos meses Verónica y seis mamás, junto a 7 niños, han pintado más de 60 toritos, y ya han vendido por adelantado más de 100. Los materiales que utilizan son pinceles, mandiles y acrílicos brillantes que no contengan ningún elemento contaminante o tóxico.

En este corto periodo, Kallpaturu se ha convertido en una asociación sin fines de lucro que, tras la venta de los toritos, espera recaudar una importante suma de dinero para donar a otras familias, principalmente del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas, INEN. Cada torito tiene un valor simbólico de 25 soles y se venden principalmente mediante la página de Facebook de Kallpaturu.

20171219_154036
Verónica Salas, impulsora de Kallpaturu

Verónica egresó en 2010 de la UCSP, sus conocimientos técnicos y la formación humana que recibió fueron complemento para sacar adelante el proyecto. “A veces las mejores ideas son las que salen en los peores momentos. Los valores recibidos, la solidaridad, el querer sacar adelante a las personas que padecen esta enfermedad jugaron un papel importante en el desarrollo de Kallpaturu. Esperamos que más personas se sumen a esta causa”, expresa.

Vero, como la llaman sus amigos, espera replicar el proyecto en otras clínicas y hospitales de la capital y las provincias. Su objetivo es que cada vez más niños con cáncer reciban un tratamiento oportuno, y que la falta de recursos no sea impedimento para la lucha contra esta enfermedad que involucra a toda la familia. Más información de kallpaturu escribiendo a veronica.salas.g@gmail.com o al 957 880 750.