Mayoría de arequipeños consideran que personas con denuncias no deben postular ni...

Mayoría de arequipeños consideran que personas con denuncias no deben postular ni ser autoridades

1503
Compartir
Mtr. Gonzalo Banda presentando la investigación en rueda de prensa.

Según Escala de Cultura Ciudadana y Democrática de Arequipa elaborada por la UCSP

Casi el 100 % de los arequipeños considera que las personas con acusaciones y denuncias no deben postular a cargos políticos. El 80.83 % está completamente de acuerdo y el 17.83 % de acuerdo. Este es uno de los principales resultados que ha arrojado la Escala de Cultura Ciudadana y Democrática aplicada por primera vez en Arequipa.

El estudio desarrollado por el Centro de Gobierno José Luis Bustamante y Rivero de la Universidad Católica San Pablo (CEGOB-UCSP) también indica que el 98.95 % de encuestados está completamente de acuerdo y de acuerdo que no debe haber funcionarios públicos ni autoridades con denuncias penales. El 99.53 % piensa que las autoridades deben ser personas ejemplares e intachables. Estos resultados corresponden al indicador Calidad de gobierno.

La Escala es un instrumento diseñado por los investigadores del CEGOB-UCSP: Mtr. Gonzalo Banda Lazarte, especialista en Ciencias Políticas, y Mag. Walter Arias Gallegos, especialista en Psicología Social, a fin de recoger información cualitativa sobre ciudadanía y democracia en Arequipa. Tiene 6 variables: Participación política e institucionalidad, cultura cívica, calidad de gobierno, libertad, acceso a bienes y servicios públicos, y valores culturales.

“En Perú, pese a que la democracia se mantiene hace algunos años, hay una fragilidad en la cultura democrática por ello es necesario comprender las estimaciones de los ciudadanos al respecto, porque son esos conceptos los que internalizan y les permiten valorar las condiciones ciudadanas en las que se desenvuelven”, explicaron los investigadores.

Sobre Participación Política, más de la mitad de arequipeños está muy de acuerdo con que debe haber pocos partidos políticos y estos deben tener ideas claras (65.57 %). Del mismo modo más de la mitad piensa que las autoridades deben comunicar sus decisiones al pueblo (53.63%), mientras que el 26.01 % pide que el Estado fiscalice más a los partidos políticos si les da financiamiento.

Respecto a la cultura cívica, la mayoría considera que la corrupción frena el desarrollo del país – el 40.72 % está completamente de acuerdo y el 32.56 % de acuerdo -. Más de la mitad es contraria (56.74 %) con la mala práctica política que se basa en el dicho “No importa que robe si hace obras” y el 50.10% piensa que no es cierto que para hacer un trámite en el país se deben pagar muchas coimas.

La comprensión de la democracia implica que los ciudadanos valoren las libertades que de ella derivan. Por ello, el estudio incluyó la variable Libertad. El 87.94 % está completamente de acuerdo y de acuerdo en que es importante poder expresarse libremente, el 85.18 % está muy de acuerdo y de acuerdo en que tienen el derecho de decir todo lo que piensan en los medios de comunicación y el 89.81 % considera que puede protestar si siente sus derechos vulnerados.

Sobre el acceso a bienes y servicios públicos, la mayoría considera que el acceso al agua y desagüe es un derecho fundamental – 61.97 % completamente de acuerdo y 26.90 % de acuerdo – y el 70.68 considera que los servicios fundamentales de luz, agua y desagüe deben estar a cargo del Estado.

En el indicador de valores culturales algunos de los resultados son que, para la mayoría de encuestados, el 84.59 %, considera que todos somos responsables de tener una ciudad pacífica y segura, y el 46.23 % está completamente de acuerdo y 31.39 % de acuerdo con que el servicio militar contribuye con la formación cívica de las personas.

El estudio tiene un nivel de confianza de 95 %. Fue aplicada a pobladores de 18 años a más edad de distintos niveles socioeconómicos de los 13 principales distritos de Arequipa Metropolitana. Incluyo tanto a personas que laboran como a las que no trabajan, entre ellas a amas de casa, estudiantes y jubilados. Los datos fueron recogidos en 2016 y procesados este año.