Negocios y visión integral del trabajo, los nuevos objetivos en Administración de...

Negocios y visión integral del trabajo, los nuevos objetivos en Administración de Negocios

246
Compartir

En un mundo en el que todo está cambiando, Alonso Mesones, gerente de Productos B2B en Telefónica y egresado de la escuela profesional de Administración de Negocios de la Universidad San Pablo, no pierde de vista aquello que sigue siendo lo más importante: el factor humano dentro y fuera de las empresas.

Al poco tiempo de iniciar sus estudios universitarios en biología, Alonso Mesones Chiappe tuvo que reconsiderar sus opciones debido a que su familia se mudó de Lima a Arequipa. “Me pregunté dónde me veía en el futuro y no era en un hospital con una bata blanca. Decidí que en Arequipa estudiaría administración de negocios porque mis padres tenían una empresa familiar y yo ya había manejado pequeños negocios, que era lo que me gustaba de verdad”.

Gracias a recomendaciones, inició sus estudios en el Instituto del Sur y luego en la Universidad Católica San Pablo (UCSP) con el objetivo de tener una educación integral. “El profesional San Pablo sabe afrontar con éxito los desafíos profesionales a los que se enfrente. En el caso de la carrera de Administración de Negocios, te gradúas sabiendo de marketing, de procesos, de análisis financiero, una mezcla de diversos conceptos que te permite aportar y ser valioso desde la primera experiencia de trabajo”, indica Alonso.

Durante sus estudios universitarios en la San Pablo, Alonso desarrolló gusto por las telecomunicaciones, encontrando una forma de no solo vender servicios exitosamente sino de ayudar a las personas a acceder a información y así cambiar su vida.

 hay que saber movilizar a la gente, tener poder de convocatoria, organización y objetivos claros, refiere Alonso Mesones.
hay que saber movilizar a la gente, tener poder de convocatoria, organización y objetivos claros, refiere Alonso Mesones.

EL PROTAGONISMO DEL FACTOR HUMANO

“Siempre se puede trabajar por la sociedad, directa o indirectamente, sin importar cuál sea tu línea de trabajo. En mi caso encontré mi forma de aportar a través de las telecomunicaciones, donde no solo se trata de vender sino de cambiar la vida de la gente. Ayudas a tus clientes a tener nuevas oportunidades de crecimiento gracias a la tecnología”, explica.

Desde su primer trabajo en la compañía mundial Liberty hasta su actual posición de gerente de productos B2B en la multinacional Telefónica, Alonso ha podido aplicar su formación humanística en el trabajo, especialmente en los últimos años, debido al cambio tecnológico y cultural en Telefónica.

“El impacto tecnológico exige renovarnos constantemente y tener ingenio para crear nuevas formas de ofrecer servicios en el campo digital; pero también hay que hacer un cambio cultural: cambiar el mindset de los colaboradores para que la transformación digital se consolide dentro y fuera de la empresa. En Telefónica estamos en medio de este gran cambio, lo cual es muy interesante para los equipos de trabajo porque nos lleva a descubrir nuevas herramientas que agilicen procesos y que cuenten con el aporte de todas las áreas”, señala.

Para que la empresa siga respondiendo con efectividad a las nuevas necesidades de los clientes, Alonso capitanea su equipo con compromiso, objetivos claves y nuevas formas de trabajo que estimulan la creatividad. “Es un trabajo constante de transformación, no solo en cuanto a productos, sino en nuestra misma forma de trabajar. Por ejemplo, ahora tenemos un flex day por semana, en el que el colaborador puede trabajar desde cualquier punto, no necesariamente desde la oficina. También hemos implementado el flex place, que significa que los colaboradores pueden venir a la oficina y sentarse donde deseen, ya no existen lugares definidos para los gerentes o directores, nos sentamos con todos”, cuenta.

“El resultado es excelente, porque nos provee una visión mucho más cercana con respecto a la forma de trabajar de nuestros equipos y nos brinda la posibilidad de generar un nexo más cercano e inmersivo de colaboración”, agrega Alonso.

CONOCIMIENTO PARA LAS BUENAS PRÁCTICAS

Como responsable de equipos, Alonso destaca los valores aprendidos en el seno familiar y en la universidad. “No solamente se trata del conocimiento, la base de valores y ética claramente es fundamental para diferenciar tu marca personal y, además, para saber lidiar con otros profesionales que no tengan la misma base. Los jefes o gerentes sin escrúpulos existen y un buen administrador o administradora debe saber cómo manejarse con estos perfiles y no apartarse de su propia ruta profesional. Las buenas decisiones son las que generan el camino al éxito y la satisfacción profesional”, recomienda.

Para el gerente, la administración de negocios debe tener un enfoque humano que sea parte del motor que impulsa el desarrollo de un país. “Quien elija el mundo de la administración pensando solo en los negocios, tiene una visión equivocada de su profesión. Más allá de ganar dinero, tiene que haber un propósito de ser y de aportar”, dice.

Basado en su formación y experiencia, Alonso Mesones recuerda con orgullo y cariño sus años de estudiante en la San Pablo y destaca la importancia de las humanidades en la formación de los profesionales del mañana. “Como administrador de negocios hay que saber movilizar a la gente, tener poder de convocatoria, organización y objetivos claros. La palabra compromiso es bien importante para el equipo de trabajo y para que todos avancen con los mismos objetivos en favor del desarrollo empresarial y humano”, culmina.