Cómo se ve el año 2018 desde la economía*

Cómo se ve el año 2018 desde la economía*

294
Compartir
Foto: Gestión

german-chavezPor: Dr. Germán Chávez Contreras, rector de la Universidad Católica San Pabloeconomista y doctor en Ciencias Sociales.

Si bien el año 2017 terminó con un exceso de turbulencia política ocasionada por la corrupción que se vive y que ocupa el primer lugar entre los principales problemas del país, el año 2018 se presenta algo más tranquilo, a pesar de que en el Ejecutivo las renuncias parecen no haber tocado fondo.

Desde el ángulo de la economía, este año se presenta mejor que 2017, pues la tendencia al alza en el precio de los metales (cobre, zinc, molibdeno y oro) en los que el Perú es una potencia mundial, se mantiene favorable. Este hecho debe impulsar la inversión minera, en el supuesto de que se destraben importantes proyectos mineros como Michiquillay y Quellaveco. Durante los últimos meses del año pasado, la inversión privada pasó al lado positivo (después de 15 trimestres negativos), lo mismo que la balanza comercial que se hizo positiva después de un comportamiento errático durante los últimos tres años. Todo hace pensar que esta tendencia se mantendrá a lo largo del año 2018.

Si bien el año 2017 cerramos con un magro crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI) del orden del 2.7%, al parecer en 2018 creceremos más cercanos al 4.0%, siendo posible mantener esa tendencia durante los próximos años. Nuevamente los impulsores del probable crecimiento serían el sector minero metálico y la inversión privada y pública por los importantes proyectos como la infraestructura para los Juegos Panamericanos, la Línea 2 del metro de Lima y el programa de “Reconstrucción con Cambios” que debe mantenerse a lo largo del presente año. De ser así, hacia la segunda mitad del año 2018, el sector construcción podría verse incentivado (en octubre creció 14.3%, su mayor crecimiento en cuatro años), dinamizando así la economía y la generación de empleo en los diversos subsectores productivos relacionados con la construcción.

Otro indicador importante es el crédito al sector privado que crece sostenidamente desde mediados del 2017, con énfasis en los créditos hipotecarios y en el sector empresarial, abarcando desde las grandes empresas hasta a las micro y pequeñas empresas (MYPE).

Considero, sin embargo, que tanto el gobierno nacional como los gobiernos regionales y locales, deben dar mayor atención al sector manufacturero y a la agroindustria, por ser actividades que generan empleo formal y mejor remunerado.

Finalmente, como la economía y la política no van por “cuerdas separadas”, esperamos que nuestros políticos asuman su rol, se pongan al servicio de la sociedad, den signos de estabilidad política para recuperar nuestra deteriorada imagen internacional y logremos que la alegría de estar en el mundial de Rusia 2018, se extienda a las familias al ver que todos aportamos en la construcción de una sociedad mejor, una sociedad pacífica, justa y solidaria.

*Artículo publicado en la columna Economía en serio del diario Sin Fronteras, el 5 de enero de 2018.