Ante la crisis en Afganistán por la retirada de las tropas de los Estados Unidos concluida el 31 de agosto, varios países del mundo, en nuestra región Chile, Colombia, Costa Rica y México, expresaron su disposición de acogerlos. Perú hizo lo propio. Celebro este pronunciamiento, pero debo advertir de algunas dificultades para materializar este ofrecimiento, pues no basta con el