Hace unos días, con motivo de los 200 años de nuestra independencia, se realizó un minuto de silencio por las víctimas del Covid-19. Y mientras unos celebrábamos, otros lloraban a sus muertos o pedían un milagro para sus familiares internados. Frente a la pena por la muerte de 196 950 compatriotas (al cierre de este artículo) a causa de la