Ser papá es convertirse en héroe sin ser especial, en una fortaleza sin ser fuerte, en un signo del amor de Dios desde la propia pequeñez