La santidad es ser otro Cristo. Esto que suena tan difícil es un don que se ha otorgado a toda persona que haya sido bautizada. La santidad en el matrimonio implica poner nombre a los conflictos que pudiera haber y, desde su gracia e iluminados por el don recibido, renovarse en la mutua entrega. Esto siempre es posible, pues para

El aislamiento social impuesto a raíz de la pandemia del coronavirus ha puesto a las familias en una situación única: la de pasar las 24 horas del día juntos en casa. Esta es una situación difícil y, a la vez, una oportunidad perfecta para reforzar los vínculos emocionales, afectivos y relacionales.

Ante una circunstancia tan grave que pone en riesgo la vida de mucha gente, el aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno, debemos asumirlo con espíritu positivo, mejor aún, verlo como una gran oportunidad para fortalecer nuestra familia.

Se calcula que los niños en esta etapa vacacional pasan entre tres a nueve horas diarias frente a los diversos tipos de pantallas. Si sólo dependemos de la pantalla para resolver el aburrimiento, es señal que estamos desperdiciando nuestra capacidad creativa para compartir tiempo con nuestros hijos.

Los padres deberíamos estar muy atentos a esas señales de ‘falta de carácter’, a fin de ayudar a los hijos en su manera de reaccionar frente a cualquier situación negativa. De manera que vayamos ayudándoles en la difícil tarea de madurar.

Estamos en plenas vacaciones escolares. Este tiempo debemos aprovecharlo para garantizar su adecuado desarrollo emocional y afectivo. Recordemos que son tres sus necesidades básicas: necesidades físicas, de seguridad y emocionales sociales y cognitivas.