Ser muy confesional, declaradamente de una religión, quitaría votos a los candidatos. Sin embargo, el FREPAP ha demostrado que no, que su confesionalidad es eficaz porque son, ahora, una fuerza política bastante numerosa en el nuevo Congreso, que no tiene amplias mayorías como el anterior.