Ante una circunstancia tan grave que pone en riesgo la vida de mucha gente, el aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno, debemos asumirlo con espíritu positivo, mejor aún, verlo como una gran oportunidad para fortalecer nuestra familia.