"Querido Karl: en vez de criticar tanto al capital deberías preocuparte por acumular un poco. Así no te verías obligado a pedírmelo cada semana." Este es el fragmento de una carta de la madre de Karl Marx a su hijo, recordado por Paul Johnson en su libro Intelectuales. Marx “jamás pisó una fábrica, un molino, una mina o cualquier establecimiento