Se calcula que los niños en esta etapa vacacional pasan entre tres a nueve horas diarias frente a los diversos tipos de pantallas. Si sólo dependemos de la pantalla para resolver el aburrimiento, es señal que estamos desperdiciando nuestra capacidad creativa para compartir tiempo con nuestros hijos.