La educación a distancia supone procedimientos, metodologías y medios muy diferentes a las clases presenciales. Requiere de un alto nivel de organización, de formalización como sistema alternativo así como de predisposición a la autonomía, autorregulación y autodisciplina.