Diversos estudios de la ciencia de la musicoterapia han demostrado que la música, aparte de conmovernos en varios sentidos, ha resultado también de gran ayuda para la recuperación de los enfermos y alivio para el dolor. El trato adecuado con la música nos puede convertir cada día en personas muy positivas.